/ lunes 29 de julio de 2019

Incesto está legitimado en zonas rurales de Zacatecas

Existen comunidades donde se da y se calla el incesto, asegura activista

La violencia sexual de niñas, niños y adolescentes en el seno familiar está legitimada en las zonas rurales de Zacatecas, donde por cultura, costumbre o ejercicio del poder se comete el delito tipificado como incesto, denunció la activista local, Cristela Trejo.

La investigadora de género y defensora de los derechos humanos de la niñez, adolescencia y juventud, alertó sobre la existencia de comunidades rurales donde se da y se calla el incesto, en un estado y país donde el 90 por ciento de las violaciones de menores no se denuncia.

Expuso que la grave problemática la ha detectado a través de varias investigaciones que realizó recientemente, en las que comprobó que es “costumbre” violentar sexualmente a las y los menores de edad en sus propios hogares y por sus familiares.

Como ejemplo, refirió El Lampotal y Santa Rita, pertenecientes al municipio de Vetagrande, así como algunas comunidades de Pinos, ubicados a 15 minutos, el primero, y a dos horas, el segundo, de esta ciudad capital.

La entrevistada aclaró que el incesto en las comunidades rurales es una problemática que se vive en todo México y Zacatecas no está exento de ese delito, que se comete cuando se practican relaciones sexuales entre personas relacionadas por la consanguinidad.

Sus estudios muestran que niñas y niños son afectados en igual medida por el incesto; sin embargo, las primeras son más vulnerables por la posibilidad de embarazo, aunque ambos están en riesgo ante las enfermedades venéreas.

Trejo lamentó la naturalización que se da a la práctica del incesto, lo que ha terminado legitimándolo en las comunidades rurales, donde se oculta y, como no se denuncia, se convierte en una conducta que se replica, cuyo número de casos de ese ilícito aumenta, en una escalada que nadie detiene.

Para sustentar sus declaraciones, la activista se remitió a estudios de organizaciones internacionales, como la Organización Mundial de la Salud (OMS), que señalan que cada cinco minutos una niña, niño o adolescente sufre violencia sexual en el mundo.

También está comprobado que el abuso y violencia sexual se cometen principalmente en los hogares y por el círculo cercano, de ahí que resaltara que no existen estadísticas confiables sobre número de casos, pues sólo el 10 por ciento se denuncia y el resto son las llamadas cifras negras.

La violencia sexual de niñas, niños y adolescentes en el seno familiar está legitimada en las zonas rurales de Zacatecas, donde por cultura, costumbre o ejercicio del poder se comete el delito tipificado como incesto, denunció la activista local, Cristela Trejo.

La investigadora de género y defensora de los derechos humanos de la niñez, adolescencia y juventud, alertó sobre la existencia de comunidades rurales donde se da y se calla el incesto, en un estado y país donde el 90 por ciento de las violaciones de menores no se denuncia.

Expuso que la grave problemática la ha detectado a través de varias investigaciones que realizó recientemente, en las que comprobó que es “costumbre” violentar sexualmente a las y los menores de edad en sus propios hogares y por sus familiares.

Como ejemplo, refirió El Lampotal y Santa Rita, pertenecientes al municipio de Vetagrande, así como algunas comunidades de Pinos, ubicados a 15 minutos, el primero, y a dos horas, el segundo, de esta ciudad capital.

La entrevistada aclaró que el incesto en las comunidades rurales es una problemática que se vive en todo México y Zacatecas no está exento de ese delito, que se comete cuando se practican relaciones sexuales entre personas relacionadas por la consanguinidad.

Sus estudios muestran que niñas y niños son afectados en igual medida por el incesto; sin embargo, las primeras son más vulnerables por la posibilidad de embarazo, aunque ambos están en riesgo ante las enfermedades venéreas.

Trejo lamentó la naturalización que se da a la práctica del incesto, lo que ha terminado legitimándolo en las comunidades rurales, donde se oculta y, como no se denuncia, se convierte en una conducta que se replica, cuyo número de casos de ese ilícito aumenta, en una escalada que nadie detiene.

Para sustentar sus declaraciones, la activista se remitió a estudios de organizaciones internacionales, como la Organización Mundial de la Salud (OMS), que señalan que cada cinco minutos una niña, niño o adolescente sufre violencia sexual en el mundo.

También está comprobado que el abuso y violencia sexual se cometen principalmente en los hogares y por el círculo cercano, de ahí que resaltara que no existen estadísticas confiables sobre número de casos, pues sólo el 10 por ciento se denuncia y el resto son las llamadas cifras negras.

Gossip

“Infinito” el cuarto proyecto de estudio de Amanda Tovalin

El lanzamiento oficial del material discográfico es el 10 de diciembre

Cultura

Carla Nuñez comparte su más reciente sencillo “Desordenado”

El sencillo está acompañado de un video, mismo que fue grabado a la par de la canción

Sociedad

CanSino debe más de la mitad de las vacunas

La farmacéutica china ha entregado poco más de 14 millones de dosis de las 35 millones que pactó

Finanzas

Debe General Motors definir situación sindical en Silao: Kenneth Smith

Su participación tiene que ser más activa, o será "un balazo en el pie": Smith

Política

Violencia de género marcó comicios 2021, reconoce el INE

La participación de las mujeres no estuvo exenta de descalificaciones y amenazas, señalan consejeras

Mundo

Alemania concluye la era Angela Merkel

Merkel fue la primera mujer en dirigir Alemania. Gobernó 5 mil 860 días, nueve menos que su mentor, Helmut Kohl

Deportes

Piden dar marcha atrás a la prohibición de las corridas de toros

Jesús Sesma, coordinador del PVEM, y el presidente de la Asociación Mexicana de Tauromaquia, Pedro Haces, coincidieron en que es un error prohibir las corridas de toros en la Ciudad de México

Deportes

Reales de Fresnillo se preparan para los playoffs de Limeba

El día 12 de diciembre darán comienzo las acciones en el municipio de Ojocaliente