/ sábado 7 de marzo de 2020

En la búsqueda de las mujeres desaparecidas

En exclusiva, Karla Quintana, de la Comisión Nacional de Búsqueda de Personas, analiza los desaciertos en hallar a las 15 mil 567 mujeres reportadas como desaparecidas

En México existen 15 mil 567 mujeres reportadas como desaparecidas. Del total, las más afectadas son las adolescentes y las mujeres jóvenes. ¿Dónde están? ¿Qué pasó con ellas?

La realidad nos muestra que el feminicidio puede ser precedido de una desaparición, y también que muchos tipos de violencia (como la familiar, la sexual, la física, la esclavitud sexual o la trata) pueden tener como origen o como continuidad, la desaparición de una mujer.

Muchas autoridades no reciben las denuncias de desaparición de mujeres alegando, de manera estereotipada, que “se habrá ido con el novio o de fiesta”, o alegan que es necesario dejar pasar horas para recibir la denuncia y/o empezar una búsqueda inmediata.

Foto: Mauricio Huizar | El Sol de México


Por otro lado, cuando se localiza a mujeres con vida, en ocasiones el origen de la desaparición se encuentra en la violencia familiar o sexual, es decir, fueron víctima de delitos de los cuales están huyendo.

Este hecho no es, en absoluto, menor, no sólo porque evidencia –una vez más- las violencias y la necesidad de atención de manera estructural, sino que también alerta sobre una posible escalada de violencia que puede culminar en desaparición y/o feminicidio.

Pese a este contexto, en la búsqueda e investigación de la desaparición de mujeres aún no permea la perspectiva de género de forma estructural. ¿Qué implicaría tenerlo?

Foto: Cuartoscuro

De acuerdo con los estándares nacionales e internacionales, existe un deber reforzado por parte de todas las autoridades cuando se trata de violencia contra las mujeres, incluyendo, por supuesto, su desaparición. Así, al igual que toda muerte violenta de mujer debe tener siempre como una línea de investigación al feminicidio, toda desaparición de mujer debe siempre tener como una línea de búsqueda el estar vinculada con violencia de género, como la violencia sexual, la familiar, la trata o el feminicidio.

Además, aún si la desaparición pareciera no estar motivada por razones de género, se deben tomar en cuenta las diferentes violencias de las que una desaparecida puede ser víctima por el hecho de ser mujer, como por ejemplo la violencia sexual o los embarazos no deseados aun cuando la desaparición no tuviera, inicialmente, una motivación de género –pensemos, por ejemplo, en un secuestro.

De lo anterior se desprende que en la desaparición de una mujer, tanto las fiscalías como las comisiones de búsqueda, además de las obligaciones generales de búsqueda e investigación, deben identificar cualquier patrón o práctica que pueda haber causado la desaparición y verificar la presencia o ausencia de motivos de género en la misma o en las afectaciones relacionadas con ésta. Además, se debe considerar el contexto de posible violencia en que se encontraba la mujer tanto a nivel individual como social.

Fuente: Registro Nacional de Datos de Personas Extraviadas o Desaparecidas / Gráfico: Luis Calderón Guerra

Es un hecho, sin embargo, que las mujeres seguimos siendo asesinadas y desaparecidas, y que a pesar que existan motivaciones de género en muchos de los casos, no son tomados en cuenta.

Ante el contexto nacional, desde la Comisión Nacional de Búsqueda se impulsa un proyecto de protocolo en que sea claro que la búsqueda de mujeres desaparecidas debe hacerse siempre con perspectiva de género, lo cual implica, entre otras cosas, que las autoridades estén obligadas a recibir las denuncias de desaparición presumiendo siempre que son víctimas de un delito e inicien inmediatamente la búsqueda, sin poder alegar la necesidad del transcurso de tiempo.

Esto debería ser una obviedad. Lamentablemente no lo es.

Desde todos los frentes debemos seguir impulsando la obligación constitucional de aplicar la perspectiva de género como método fundamental en la búsqueda de mujeres desaparecidas, así como en la investigación de los hechos. La ausencia de esta perspectiva puede hacer –como ya lo ha hecho– la diferencia entre la desaparición, la vida o la muerte de las mujeres. Así de serio y así de grave.

Foto: Cuartoscuro

En México existen 15 mil 567 mujeres reportadas como desaparecidas. Del total, las más afectadas son las adolescentes y las mujeres jóvenes. ¿Dónde están? ¿Qué pasó con ellas?

La realidad nos muestra que el feminicidio puede ser precedido de una desaparición, y también que muchos tipos de violencia (como la familiar, la sexual, la física, la esclavitud sexual o la trata) pueden tener como origen o como continuidad, la desaparición de una mujer.

Muchas autoridades no reciben las denuncias de desaparición de mujeres alegando, de manera estereotipada, que “se habrá ido con el novio o de fiesta”, o alegan que es necesario dejar pasar horas para recibir la denuncia y/o empezar una búsqueda inmediata.

Foto: Mauricio Huizar | El Sol de México


Por otro lado, cuando se localiza a mujeres con vida, en ocasiones el origen de la desaparición se encuentra en la violencia familiar o sexual, es decir, fueron víctima de delitos de los cuales están huyendo.

Este hecho no es, en absoluto, menor, no sólo porque evidencia –una vez más- las violencias y la necesidad de atención de manera estructural, sino que también alerta sobre una posible escalada de violencia que puede culminar en desaparición y/o feminicidio.

Pese a este contexto, en la búsqueda e investigación de la desaparición de mujeres aún no permea la perspectiva de género de forma estructural. ¿Qué implicaría tenerlo?

Foto: Cuartoscuro

De acuerdo con los estándares nacionales e internacionales, existe un deber reforzado por parte de todas las autoridades cuando se trata de violencia contra las mujeres, incluyendo, por supuesto, su desaparición. Así, al igual que toda muerte violenta de mujer debe tener siempre como una línea de investigación al feminicidio, toda desaparición de mujer debe siempre tener como una línea de búsqueda el estar vinculada con violencia de género, como la violencia sexual, la familiar, la trata o el feminicidio.

Además, aún si la desaparición pareciera no estar motivada por razones de género, se deben tomar en cuenta las diferentes violencias de las que una desaparecida puede ser víctima por el hecho de ser mujer, como por ejemplo la violencia sexual o los embarazos no deseados aun cuando la desaparición no tuviera, inicialmente, una motivación de género –pensemos, por ejemplo, en un secuestro.

De lo anterior se desprende que en la desaparición de una mujer, tanto las fiscalías como las comisiones de búsqueda, además de las obligaciones generales de búsqueda e investigación, deben identificar cualquier patrón o práctica que pueda haber causado la desaparición y verificar la presencia o ausencia de motivos de género en la misma o en las afectaciones relacionadas con ésta. Además, se debe considerar el contexto de posible violencia en que se encontraba la mujer tanto a nivel individual como social.

Fuente: Registro Nacional de Datos de Personas Extraviadas o Desaparecidas / Gráfico: Luis Calderón Guerra

Es un hecho, sin embargo, que las mujeres seguimos siendo asesinadas y desaparecidas, y que a pesar que existan motivaciones de género en muchos de los casos, no son tomados en cuenta.

Ante el contexto nacional, desde la Comisión Nacional de Búsqueda se impulsa un proyecto de protocolo en que sea claro que la búsqueda de mujeres desaparecidas debe hacerse siempre con perspectiva de género, lo cual implica, entre otras cosas, que las autoridades estén obligadas a recibir las denuncias de desaparición presumiendo siempre que son víctimas de un delito e inicien inmediatamente la búsqueda, sin poder alegar la necesidad del transcurso de tiempo.

Esto debería ser una obviedad. Lamentablemente no lo es.

Desde todos los frentes debemos seguir impulsando la obligación constitucional de aplicar la perspectiva de género como método fundamental en la búsqueda de mujeres desaparecidas, así como en la investigación de los hechos. La ausencia de esta perspectiva puede hacer –como ya lo ha hecho– la diferencia entre la desaparición, la vida o la muerte de las mujeres. Así de serio y así de grave.

Foto: Cuartoscuro

Doble Vía

Matilde Montoya, la primera doctora de México

A 83 años de su fallecimiento recordemos su valentía y determinación

Cultura

Iván Leaños prepara intercambio cultural entre Zacatecas y Berlín

Con el Colectivo 5 realizarán un intercambio cultural entre escultores de Zacatecas y Europa

Sociedad

Falsos Servidores de la Nación recaban datos para vacuna anticovid

Alertaron a la población para que no se proporcionen datos confidenciales y denuncien

Sociedad

Sinovac ofrece a empresas mexicanas su vacuna

Pese a no contar con aval de la OMS ni de Cofepris, el laboratorio chino ya se acerca a los empresarios

Finanzas

Adelanta KCS desarrollo de tren fronterizo

La empresa ya obtuvo el visto bueno de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes para la construcción

Política

Morena analiza regular las redes sociales

Ricardo Monreal advirtió que es necesario normar, debido a que “no se puede admitir la censura”

Mundo

Vacuna Sputnik V contra Covid gana terreno entre dudas y críticas

En Argentina, medios afirman que el gobierno la aprobó con premura basado en un boletín de prensa, sin tener informes científicos claros; Europa, cerca de certificarla

Celebridades

El Haragán y Compañía continúa siendo el cronista de la calle

A pesar de que el estigma sobre el rock urbano sigue, Luis Álvarez, líder de El Haragán y Compañía, reconoce que sus canciones salen de la ciudad