/ viernes 28 de febrero de 2020

Pie de Nota | La Prensa Rosa

El feminicidio de Ingrid, junto con la filtración de sus fotos a los medios, fue el último eslabón en una cadena de agravios acumulados con los años

Un reclamo acompaña al otro en las manifestaciones de mujeres en contra de la violencia de género: alto a la violencia machista, alto a la prensa que usufructúa con ella.

El feminicidio de Ingrid, junto con la filtración de sus fotos a los medios, fue el último eslabón en una cadena de agravios acumulados con los años.

Al interior de las redacciones, el movimiento feminista ha obligado a los medios de comunicación a plantearse preguntas vitales: ¿Cómo cubrimos la violencia de género?, ¿qué tanto mostramos?, ¿a quién mandamos a reportear?, ¿qué papel tenemos en medio de la crisis?, ¿si el morbo vende, qué titulares manejamos?

Foto: Alejandro Aguilar | El Sol de México

Aún suceden deslices en encabezados, enfoques de noticias o contenidos que violentan a las víctimas, pero el debate está ahí.

No hace falta acudir a una junta editorial para saberlo. Se nota en los espacios que diarios, radio, televisión e internet le están dedicando a la violencia de género y cómo el país asimila la creciente ola de inconformidad ante el status quo.

Foto: Cuartoscuro

En el 2011, la International Women's Media Foundation (IWMF) y la Unesco se dieron a la tarea de estudiar las cuotas de género en las empresas de medios a lo largo de 59 países.

Específicamente en México, la IWMF estimó que la participación de las mujeres en la industria periodística era del 47% en el momento del levantamiento de información. Aunque menor a la de los hombres, esta cuota femenina era mucho más elevada que en el promedio mundial, la cual fue del 35 por ciento.

Cuando se analiza la penetración de las mujeres en los puestos que marcan la línea editorial de los medios se observa que son mayoriteadas por hombres pero sin dejar de representar un porcentaje muy importante.

Foto: Cuartoscuro

Las mujeres representan al 32% de los gerentes de primer nivel (editores en jefe, directores generales); el 33% de los gerentes senior (jefes de información, editores generales); el 40% de gerentes medios (editores, directores de diseño); y el 46% de los profesionistas senior (reporteros, columnistas, productores).

En la Organización Editorial Mexicana (OEM) no es muy distinto. Según datos de la dirección general, el 45% de su fuerza laboral son mujeres. La misma empresa periodística que fue duramente criticada por el trato que se le dio al caso de Ingrid en la portada de La Prensa, publicación hermana de El Sol de México.

¿A qué viene tanto dato? A que las mujeres ya componían una parte vital de la construcción y ejecución de la agenda informativa de los medios antes que el feminismo les exigiera más sensibilidad.

La cosa es que la costumbre y la inercia son fuerzas poderosas. En los medios durante años hombres y mujeres hemos replicado lo que otros creyeron que estaba bien.

En este cambio al interior de los medios de comunicación se están jugando la vida. No es secreto que el descrédito de las grandes corporaciones mediáticas y la reducción en ventas les tiene profundamente preocupados. No hace falta echarle más leña al fuego.

El reclamo por mayor sensibilidad está sobre la mesa y los engranes al interior de los medios de comunicación se están moviendo. La pregunta es si los segundos podremos movernos a la velocidad y altura de las expectativas.


Un reclamo acompaña al otro en las manifestaciones de mujeres en contra de la violencia de género: alto a la violencia machista, alto a la prensa que usufructúa con ella.

El feminicidio de Ingrid, junto con la filtración de sus fotos a los medios, fue el último eslabón en una cadena de agravios acumulados con los años.

Al interior de las redacciones, el movimiento feminista ha obligado a los medios de comunicación a plantearse preguntas vitales: ¿Cómo cubrimos la violencia de género?, ¿qué tanto mostramos?, ¿a quién mandamos a reportear?, ¿qué papel tenemos en medio de la crisis?, ¿si el morbo vende, qué titulares manejamos?

Foto: Alejandro Aguilar | El Sol de México

Aún suceden deslices en encabezados, enfoques de noticias o contenidos que violentan a las víctimas, pero el debate está ahí.

No hace falta acudir a una junta editorial para saberlo. Se nota en los espacios que diarios, radio, televisión e internet le están dedicando a la violencia de género y cómo el país asimila la creciente ola de inconformidad ante el status quo.

Foto: Cuartoscuro

En el 2011, la International Women's Media Foundation (IWMF) y la Unesco se dieron a la tarea de estudiar las cuotas de género en las empresas de medios a lo largo de 59 países.

Específicamente en México, la IWMF estimó que la participación de las mujeres en la industria periodística era del 47% en el momento del levantamiento de información. Aunque menor a la de los hombres, esta cuota femenina era mucho más elevada que en el promedio mundial, la cual fue del 35 por ciento.

Cuando se analiza la penetración de las mujeres en los puestos que marcan la línea editorial de los medios se observa que son mayoriteadas por hombres pero sin dejar de representar un porcentaje muy importante.

Foto: Cuartoscuro

Las mujeres representan al 32% de los gerentes de primer nivel (editores en jefe, directores generales); el 33% de los gerentes senior (jefes de información, editores generales); el 40% de gerentes medios (editores, directores de diseño); y el 46% de los profesionistas senior (reporteros, columnistas, productores).

En la Organización Editorial Mexicana (OEM) no es muy distinto. Según datos de la dirección general, el 45% de su fuerza laboral son mujeres. La misma empresa periodística que fue duramente criticada por el trato que se le dio al caso de Ingrid en la portada de La Prensa, publicación hermana de El Sol de México.

¿A qué viene tanto dato? A que las mujeres ya componían una parte vital de la construcción y ejecución de la agenda informativa de los medios antes que el feminismo les exigiera más sensibilidad.

La cosa es que la costumbre y la inercia son fuerzas poderosas. En los medios durante años hombres y mujeres hemos replicado lo que otros creyeron que estaba bien.

En este cambio al interior de los medios de comunicación se están jugando la vida. No es secreto que el descrédito de las grandes corporaciones mediáticas y la reducción en ventas les tiene profundamente preocupados. No hace falta echarle más leña al fuego.

El reclamo por mayor sensibilidad está sobre la mesa y los engranes al interior de los medios de comunicación se están moviendo. La pregunta es si los segundos podremos movernos a la velocidad y altura de las expectativas.


Salud

Zacatecas alcanza el 83 % de personas vacunadas contra Covid

Este indicador supera al 77 por ciento que es el promedio nacional

Finanzas

Relanza Infonavit programa Descuento por Liquidación Anticipada

Sólo pueden participar los créditos cuyo saldo es igual o menor al 25 por ciento de la deuda original

Cultura

Reabrió el Centro Cultural Ciudadela del Arte

El recinto abrió luego de un año ocho meses de permanecer cerrado por la pandemia de Covid

Cultura

Cofre de leyendas│Episodios de tragedias

Escucha aquí las mejores leyendas de tragedia, en una selección especial para ti

Sociedad

Por modificación al sistema de abasto, faltan medicamentos en Baja California: IMSS

El Instituto de Salud para el Bienestar ahora es el encargado de conseguir, comprar y surtir los medicamentos

Policiaca

Ejecutan a policía municipal de Calera en Zacatecas

El policía fue asesinado junto a una mujer que lo acompañaba

Política

Congreso de Tamaulipas analiza aplicar revocación de mandato a gobernador

La propuesta contempla que este recurso podría aplicarse una vez que el mandatario cumpla 3 años en el poder

Deportes

Triatleta zacatecana compitió en el Campeonato Europeo de Triatlón

Adriana Barraza competirá el próximo mes en el Triatlón Panamericano

Sociedad

Con pancarta anuncian partida de marcha migrante en Chiapas

El objetivo de la marcha, señalaron activistas es que la población migrante se entere del movimiento que tiene como punto de arribo la CDMX