/ domingo 14 de julio de 2019

Donativos y contaminación en Notre Dame tras el incendio

En la catedral hay polvo de plomo, pero no en el aire

15 de abril: las imágenes de la catedral de Notre Dame de París, devorada por las llamas, dan la vuelta al mundo. Este es el balance de las obras, contaminación, donativos e investigación tres meses después de la catástrofe en esta joya gótica.

Obras

"Sigue existiendo el riesgo de que la bóveda se derrumbe, por eso no se puede circular por la nave, el transepto (nave transversal), el coro, sólo por las naves laterales" de la catedral, explica Jean-Michel Loyer-Hascoët, de la dirección general del patrimonio, en el ministerio de Cultura.

De modo que hacer que el lugar sea seguro sigue siendo una prioridad. Por ello se instalan cimbras para reforzar los arbotantes y se quitan escombros con la ayuda de robots.

Las obras corren a cargo de los equipos que trabajaban en la restauración de la catedral antes del incendio y de expertos de otros oficios. En total "un centenar de personas".

El proceso durará hasta el otoño porque también hay que instalar un entablado debajo y encima de la bóveda y desmontar el andamio de la aguja.

Esta operación es "extremadamente delicada: basta con que caiga un trozo sobre la bóveda para arrastrar consigo otro pedazo de bóveda", recalca Loyer-Hascoët.

Una vez que se termine con esto el jefe de los arquitectos podrá realizar un diagnóstico, etapa necesaria para lanzar el proceso de restauración.

Contaminación

Al comienzo de julio, un artículo del sitio de información en línea francés Mediapart aseguraba que había niveles de plomo entre 400 y 700 veces superiores a los autorizados en el interior y alrededor de la catedral, algo potencialmente peligroso para residentes, turistas y obreros.

La Agencia Regional de Salud (ARS) encargada de la región parisina no confirmó ni desmintió estas cifras y reconoce "puntualmente valores elevados" de plomo.

"La polución se halla sobre todo en la catedral, donde hay polvo de plomo, pero no en el aire", afirma Loyer-Hascoët.

Después del incendio, se instó a los habitantes cercanos a limpiar a fondo las viviendas y se tomaron medidas en los colegios y guarderías aledañas. Los obreros deben respetar, por su parte, un protocolo (pediluvio, o sea baño de pies, esclusa de seguridad, unidad de descontaminación, ducha) y vestir prendas impermeables, mascarilla y zapatos especiales.

Está previsto que todos los objetos que salgan de Notre Dame se sometan a un tratamiento, así como "la limpieza del conjunto de la catedral a medida que se avance", precisan fuentes del ministerio.

"Caminar sobre plomo no representa absolutamente ningún riesgo", "existente sólo en caso de ingestión", subrayó esta semana el prefecto de París, Didier Lallement.

Investigación

La fiscalía de París terminó la investigación preliminar a finales de junio y privilegia la tesis del accidente. Entre las posibles causas del incendio baraja la de un problema eléctrico o un cigarrillo mal apagado.

En adelante la investigación queda en mano de los jueces de instrucción, quienes deberán determinar el origen del drama.

Donativos

Multimillonarios, ciudadanos de a pie y empresas prometieron un total de 850 millones de euros (957 millones de dólares) para la reconstrucción. Un arrebato de generosidad que no está exento de polémica debido a que puede conllevar una reducción fiscal.

"Algo más del 10%" de estas promesas de donativos se han "concretado", según el ministro de Cultura, Franck Riester.

El lunes el arzobispo de París Michel Aupetit lo consideró bastante normal porque "para los grandes donadores hay convenciones muy rigurosas que llevan tiempo". "Por supuesto que tendremos más", estimó, optimista.

También lo es la Fundación Notre Dame, que recaudó 38 millones de euros (42 millones de dólares) de los cuales 20 de familias millonarias como Bernard Arnault (grupo LVMH) y François Pinault (grupo Kering), quienes prometieron respectivamente 200 y 100 millones para reconstruir la catedral.

"Estos dos mecenas me han escrito para confirmarme los importes", afirma Christophe Rousselot, delegado general de la Fundación. "No estoy para nada preocupado".

La Fundación de Francia recibió por su parte 9 millones de euros (10 millones de dólares) de los 20 prometidos.

15 de abril: las imágenes de la catedral de Notre Dame de París, devorada por las llamas, dan la vuelta al mundo. Este es el balance de las obras, contaminación, donativos e investigación tres meses después de la catástrofe en esta joya gótica.

Obras

"Sigue existiendo el riesgo de que la bóveda se derrumbe, por eso no se puede circular por la nave, el transepto (nave transversal), el coro, sólo por las naves laterales" de la catedral, explica Jean-Michel Loyer-Hascoët, de la dirección general del patrimonio, en el ministerio de Cultura.

De modo que hacer que el lugar sea seguro sigue siendo una prioridad. Por ello se instalan cimbras para reforzar los arbotantes y se quitan escombros con la ayuda de robots.

Las obras corren a cargo de los equipos que trabajaban en la restauración de la catedral antes del incendio y de expertos de otros oficios. En total "un centenar de personas".

El proceso durará hasta el otoño porque también hay que instalar un entablado debajo y encima de la bóveda y desmontar el andamio de la aguja.

Esta operación es "extremadamente delicada: basta con que caiga un trozo sobre la bóveda para arrastrar consigo otro pedazo de bóveda", recalca Loyer-Hascoët.

Una vez que se termine con esto el jefe de los arquitectos podrá realizar un diagnóstico, etapa necesaria para lanzar el proceso de restauración.

Contaminación

Al comienzo de julio, un artículo del sitio de información en línea francés Mediapart aseguraba que había niveles de plomo entre 400 y 700 veces superiores a los autorizados en el interior y alrededor de la catedral, algo potencialmente peligroso para residentes, turistas y obreros.

La Agencia Regional de Salud (ARS) encargada de la región parisina no confirmó ni desmintió estas cifras y reconoce "puntualmente valores elevados" de plomo.

"La polución se halla sobre todo en la catedral, donde hay polvo de plomo, pero no en el aire", afirma Loyer-Hascoët.

Después del incendio, se instó a los habitantes cercanos a limpiar a fondo las viviendas y se tomaron medidas en los colegios y guarderías aledañas. Los obreros deben respetar, por su parte, un protocolo (pediluvio, o sea baño de pies, esclusa de seguridad, unidad de descontaminación, ducha) y vestir prendas impermeables, mascarilla y zapatos especiales.

Está previsto que todos los objetos que salgan de Notre Dame se sometan a un tratamiento, así como "la limpieza del conjunto de la catedral a medida que se avance", precisan fuentes del ministerio.

"Caminar sobre plomo no representa absolutamente ningún riesgo", "existente sólo en caso de ingestión", subrayó esta semana el prefecto de París, Didier Lallement.

Investigación

La fiscalía de París terminó la investigación preliminar a finales de junio y privilegia la tesis del accidente. Entre las posibles causas del incendio baraja la de un problema eléctrico o un cigarrillo mal apagado.

En adelante la investigación queda en mano de los jueces de instrucción, quienes deberán determinar el origen del drama.

Donativos

Multimillonarios, ciudadanos de a pie y empresas prometieron un total de 850 millones de euros (957 millones de dólares) para la reconstrucción. Un arrebato de generosidad que no está exento de polémica debido a que puede conllevar una reducción fiscal.

"Algo más del 10%" de estas promesas de donativos se han "concretado", según el ministro de Cultura, Franck Riester.

El lunes el arzobispo de París Michel Aupetit lo consideró bastante normal porque "para los grandes donadores hay convenciones muy rigurosas que llevan tiempo". "Por supuesto que tendremos más", estimó, optimista.

También lo es la Fundación Notre Dame, que recaudó 38 millones de euros (42 millones de dólares) de los cuales 20 de familias millonarias como Bernard Arnault (grupo LVMH) y François Pinault (grupo Kering), quienes prometieron respectivamente 200 y 100 millones para reconstruir la catedral.

"Estos dos mecenas me han escrito para confirmarme los importes", afirma Christophe Rousselot, delegado general de la Fundación. "No estoy para nada preocupado".

La Fundación de Francia recibió por su parte 9 millones de euros (10 millones de dólares) de los 20 prometidos.

Municipios

Buscan a tres personas desaparecidas en Nochistlán

Se trata de dos hombres y una mujer; se activó el Protocolo Alba

Policiaca

Presunto homicida buscado por el FBI pudo haber huido a México

Se activó la Alerta Amber pues habría sustraído a su hijo de tres años de edad

Local

Evangelio 17 de enero 2020

Lectura y reflexión del Evangelio del día en voz del obispo de Zacatecas

Celebridades

Mueren dos actores de Televisa durante grabación de “Sin miedo a la verdad”

La televisora detalló que durante la noche del jueves, los actores sufrieron un accidente al caer de un puente

Finanzas

Toca a Canadá cerrar la carrera del T-MEC

El parlamento canadiense podría iniciar el análisis del tratado comercial desde el 27 enero; México prevé que en julio entre en vigor

Sociedad

Alistan mesas para atender a migrantes de nueva caravana

México y Estados Unidos acordaron establecer estrategia para afrontar la problemática de los flujos de centroamericanos

Finanzas

CNBV subsana despidos con outsourcing

El regulador financiero subcontratará economistas, abogados e ingenieros porque le falta personal

Sociedad

Con detectores de metal, recibirán a alumnos de colegio en Torreón

Implementa la escuela diversas medidas de seguridad para el regreso a clases en sus dos planteles educativos de Torreón