/ lunes 28 de marzo de 2022

Putin mantiene la lealtad de la élite rusa

No hay indicio de una división en la clase gobernante, a pesar de las sanciones, las protestas y las dudas en la estrategia militar

PARÍS. El presidente Vladimir Putin mantiene por ahora la lealtad pública de la élite política rusa, pese a las protestas por la invasión a Ucrania y las sanciones internacionales sin precedentes que enfrenta su país.

Artistas y grandes figuras mediáticas rusas se han pronunciado contra la guerra, e incluso oligarcas multimillonarios han hecho críticas veladas.

➡️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

Pero tras casi un mes de combates, no ha habido disidencia en el círculo íntimo de Putin o entre los pesos pesados de la política rusa.

“No ha habido indicio de una división” en la clase gobernante, aseguró Tatiana Stanovaya, fundadora de la firma de análisis R.Politik.

“Hay un consenso pleno, aunque tal vez con diferencias sobre las tácticas”, agregó la experta, al considerar que se debe trazar una distinción entre tener reservas sobre la invasión y estar preparado para actuar.

“La gente está en estado de shock y muchos creen que esto es un error. Pero nadie puede actuar, todos están centrados en su supervivencia”, agregó.

Fuentes diplomáticas occidentales dicen que a pesar del duro impacto de las sanciones sobre la economía rusa, no hay señal aún de que esto se traducirá en un cambio político.

La principal crítica local a la invasión, según Stanovaya, proviene de fuerzas “periféricas” de la extrema derecha que consideran que no es lo suficientemente agresiva.

La línea del Kremlin

La televisión estatal rusa domina el relato, al presentar lo que el Kremlin llama una “operación militar especial” en Ucrania como una misión heroica contra la agresión occidental.

La oposición liberal ha desaparecido, los partidos en el parlamento generalmente siguen la línea del Kremlin en todos los temas, y el rival más fuerte de Putin, Alexéi Navalni, está encarcelado y ha sido condenado.

“No es una sorpresa que no hayamos visto divisiones dramáticas, públicas entre la élite gobernante”, señaló Ben Noble, profesor asociado de política rusa en University College London y coautor del reciente libro “Navalni: Némesis de Putin, ¿futuro de Rusia?”.

El 21 de febrero, tres días antes de la invasión, Putin convocó a la dirigencia política al Kremlin para un consejo de seguridad que abordó el reconocimiento de la independencia de las regiones separatistas prorrusas en Ucrania.

Uno a uno, en un despliegue teatral de unidad, los 12 hombres y una mujer respaldaron el reconocimiento de las regiones de Donetsk y Lugansk como independientes, una jugada que pareció anticipar la guerra.

Quinta columna

Entre los presentes en la reunión había tres hombres que, según fuentes de seguridad occidentales, conforman el círculo íntimo de Putin: el ministro de Defensa, Serguéi Shoigu; el secretario del Consejo de Seguridad Nacional, Nikolai Patrushev, y el jefe del Servicio Federal de Seguridad (FSB), Alexander Bornikov.

No ha habido ni el menor murmullo de disidencia entre los que asistieron a aquel encuentro ni entre autoridades de bajo rango.

El 16 de marzo, Putin alertó sobre el desacato de la línea del Kremlin, al señalar que Occidente apuesta a “una quinta columna, a traidores a la nación” para debilitar a Rusia.

El único miembro actual y anterior en romper filas es el exviceprimer ministro Arkady Dvorkovich, quien también encabeza el organismo mundial de ajedrez.

Se pronunció contra la guerra en una revista estadounidense y dejó su cargo al frente de una fundación empresarial.

De otras antiguas figuras del Kremlin con inclinaciones liberales, solo ha habido silencio.

Se especuló sobre el futuro de la jefa del banco central, Elvira Nabiullina, una economista que dirige el Bank Rossii desde 2013.

Recientemente apareció con aspecto abatido en una foto tomada durante una reunión del Kremlin, y subió un video críptico en el que admitió que la economía rusa estaba en una situación “extrema” y que “a todos nos hubiera gustado que esto no ocurriera”.

Pero Putin pidió al parlamento nominarla por otro período, lo que aplacó los rumores de que renunciaría en protesta por la guerra.

Toma de decisiones

Se ha hablado de preocupaciones entre los oligarcas rusos que podrían perder masivamente por la invasión, como los magnates Oleg Deripaska y Mijaíl Fridman, que han hecho comentarios cautelosos en favor de la paz.

El 3 de marzo, la junta directiva de la mayor firma energética privada de Rusia, Lukoil, también pidió el fin del conflicto.

Ben Noble señaló que muchos miembros de la élite se sorprendieron con la invasión, ya que en su mayoría “no estuvieron envueltos en el proceso de decisión” y más bien pensaban que Putin estaba siguiendo una política de riesgo calculado, no un ataque en el terreno.

“Pero una cosa es hacer un llamado por la paz y otra cosa es criticar directamente a Putin”, agregó.



ESCUCHA EL PODCAST⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music

PARÍS. El presidente Vladimir Putin mantiene por ahora la lealtad pública de la élite política rusa, pese a las protestas por la invasión a Ucrania y las sanciones internacionales sin precedentes que enfrenta su país.

Artistas y grandes figuras mediáticas rusas se han pronunciado contra la guerra, e incluso oligarcas multimillonarios han hecho críticas veladas.

➡️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

Pero tras casi un mes de combates, no ha habido disidencia en el círculo íntimo de Putin o entre los pesos pesados de la política rusa.

“No ha habido indicio de una división” en la clase gobernante, aseguró Tatiana Stanovaya, fundadora de la firma de análisis R.Politik.

“Hay un consenso pleno, aunque tal vez con diferencias sobre las tácticas”, agregó la experta, al considerar que se debe trazar una distinción entre tener reservas sobre la invasión y estar preparado para actuar.

“La gente está en estado de shock y muchos creen que esto es un error. Pero nadie puede actuar, todos están centrados en su supervivencia”, agregó.

Fuentes diplomáticas occidentales dicen que a pesar del duro impacto de las sanciones sobre la economía rusa, no hay señal aún de que esto se traducirá en un cambio político.

La principal crítica local a la invasión, según Stanovaya, proviene de fuerzas “periféricas” de la extrema derecha que consideran que no es lo suficientemente agresiva.

La línea del Kremlin

La televisión estatal rusa domina el relato, al presentar lo que el Kremlin llama una “operación militar especial” en Ucrania como una misión heroica contra la agresión occidental.

La oposición liberal ha desaparecido, los partidos en el parlamento generalmente siguen la línea del Kremlin en todos los temas, y el rival más fuerte de Putin, Alexéi Navalni, está encarcelado y ha sido condenado.

“No es una sorpresa que no hayamos visto divisiones dramáticas, públicas entre la élite gobernante”, señaló Ben Noble, profesor asociado de política rusa en University College London y coautor del reciente libro “Navalni: Némesis de Putin, ¿futuro de Rusia?”.

El 21 de febrero, tres días antes de la invasión, Putin convocó a la dirigencia política al Kremlin para un consejo de seguridad que abordó el reconocimiento de la independencia de las regiones separatistas prorrusas en Ucrania.

Uno a uno, en un despliegue teatral de unidad, los 12 hombres y una mujer respaldaron el reconocimiento de las regiones de Donetsk y Lugansk como independientes, una jugada que pareció anticipar la guerra.

Quinta columna

Entre los presentes en la reunión había tres hombres que, según fuentes de seguridad occidentales, conforman el círculo íntimo de Putin: el ministro de Defensa, Serguéi Shoigu; el secretario del Consejo de Seguridad Nacional, Nikolai Patrushev, y el jefe del Servicio Federal de Seguridad (FSB), Alexander Bornikov.

No ha habido ni el menor murmullo de disidencia entre los que asistieron a aquel encuentro ni entre autoridades de bajo rango.

El 16 de marzo, Putin alertó sobre el desacato de la línea del Kremlin, al señalar que Occidente apuesta a “una quinta columna, a traidores a la nación” para debilitar a Rusia.

El único miembro actual y anterior en romper filas es el exviceprimer ministro Arkady Dvorkovich, quien también encabeza el organismo mundial de ajedrez.

Se pronunció contra la guerra en una revista estadounidense y dejó su cargo al frente de una fundación empresarial.

De otras antiguas figuras del Kremlin con inclinaciones liberales, solo ha habido silencio.

Se especuló sobre el futuro de la jefa del banco central, Elvira Nabiullina, una economista que dirige el Bank Rossii desde 2013.

Recientemente apareció con aspecto abatido en una foto tomada durante una reunión del Kremlin, y subió un video críptico en el que admitió que la economía rusa estaba en una situación “extrema” y que “a todos nos hubiera gustado que esto no ocurriera”.

Pero Putin pidió al parlamento nominarla por otro período, lo que aplacó los rumores de que renunciaría en protesta por la guerra.

Toma de decisiones

Se ha hablado de preocupaciones entre los oligarcas rusos que podrían perder masivamente por la invasión, como los magnates Oleg Deripaska y Mijaíl Fridman, que han hecho comentarios cautelosos en favor de la paz.

El 3 de marzo, la junta directiva de la mayor firma energética privada de Rusia, Lukoil, también pidió el fin del conflicto.

Ben Noble señaló que muchos miembros de la élite se sorprendieron con la invasión, ya que en su mayoría “no estuvieron envueltos en el proceso de decisión” y más bien pensaban que Putin estaba siguiendo una política de riesgo calculado, no un ataque en el terreno.

“Pero una cosa es hacer un llamado por la paz y otra cosa es criticar directamente a Putin”, agregó.



ESCUCHA EL PODCAST⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music

New Articles

¡Salud! El tequila podría ayudar a revertir la osteoporosis

Un estudio abre la posibilidad de desarrollar una alternativa en el tratamiento de la osteoporosis

Salud

Usos del ajo en la medicina tradicional

En la India y en el antiguo Egipto, el ajo era muy conocido por sus propiedades terapéuticas

Tecnología

Cumple 41 años la primera PC que salió al mercado

La IBM 5100 sentó las bases para la computación moderna

Sociedad

CNDH se olvida de la pobreza franciscana: compra autos último modelo

Realiza compras de impresoras, escáneres, sillones y otros muebles con elevado sobreprecio

Sociedad

Votan contra la unión igualitaria en Aguascalientes

Sólo asistieron 3 integrantes de la Comisión de Derechos Humanos al Congreso de Aguascalientes

Gossip

El museo de Cantinflas será del pueblo mexicano: Tita Marbez

Tras la misa comunitaria por el 111 aniversario del nacimiento del artista, su heredera anuncia el proyecto para el cual el gobierno local donará un terreno en la colonia Roma

Tecnología

Videojuegos, la nueva batalla de las criptomonedas

Defensores de la criptocultura creen que la blockchain permite a los gamers recuperar dinero que invierten al vender avatares

Tecnología

Alertan de uso malicioso en Airtag de Apple

Aprovechan herramienta para rastrear objetivos sin su conocimiento, alerta la compañía Metabase Q

Cultura

Noticia de un secuestro: crean la serie que a García Márquez le gustaría ver

Cristina Umaña encabeza la serie Noticia de un secuestro, basada en la obra de García Márquez