/ domingo 20 de septiembre de 2020

San Juan Bautista, pueblo sin servicios pero con gasoducto

La comunidad mantiene una lucha contra el proyecto que representa invasión y deterioro del ecosistema

GUADALAJARA. La comunidad indígena de San Juan Bautista de la Laguna sostiene una batalla contra un gasoducto que representa la invasión y deterioro de su ecosistema, mientras que carece de los servicios indispensables.

La localidad, por décadas, ha luchado ante la falta de visibilidad de las autoridades y la negativa a la dotación de servicios por parte de autoridades municipales de Lagos de Moreno, Jalisco.

San Juan Bautista de la Laguna está situado a 186 kilómetros de la zona metropolitana de Guadalajara, “Relativamente cerca, a dos horas 33 minutos de camino, pero tan lejos del reconocimiento gubernamental”, comentó Marbella Maribel de Santiago López, originaria de ese lugar.

La comunidad ha enfrentado desde sus orígenes diversas batallas, cuando los guerreros chichimecas, seminómadas, se enfrentaron y se mezclaron con los tlaxcaltecas, indomables y sedentarios. La primera gran defensa fue por el territorio.

Diez barrios componen la comunidad, donde habitan más de 10 mil personas, y es uno de los tres pueblos situados alrededor de la laguna, los otros dos son: San Miguel Buenavista y Moya.

Como pueblo de la laguna, San Juan Bautista ha emprendido otra batalla, la que se da por la sobreexplotación que sufre su manto acuífero para surtir de agua a la cabecera municipal de Lagos de Moreno, pero reciben a cuentagotas servicios; son varios de sus barrios los más rezagados. Carecen de agua potable, drenaje, infraestructura urbana. Dicen que les ofrecieron escuelas, alumbrado público y grava, pero que no ha llegado nada.

Representantes de las más de diez grandes empresas que han llegado a poblar dos parques industriales situados en esa pequeña comunidad han dicho a sus pobladores que “no los ven en el mapa”, que nadie les dijo que iban a llegar a un lugar poblado, como cita Marbella, “ni sabían que estábamos aquí”.

Los habitantes de San Juan Bautista de la Laguna todavía recuerdan a Raúl Flores, representante de Gas Natural del Noroeste, decir que desconocía la existencia del pueblo. "Lo mismo pasó con el gasoducto, su trazo cayó sobre lo que encontró a su paso, cruzó por su laguna, se sumergió en ella, estaba planeado para cruzar incluso por los patios de fincas, modificó su ruta y quedó a menos de un metro del ingreso de las casas".

Uno de los pobladores comenta que a los trabajadores de gasoducto les dijeron que era una zona de uso industrial, no habitacional, “engañaron a la gente y crearon división del pueblo. No hablaron del proyecto, no hablaron de nada y al poco tiempo empezaron a acosarnos, a quienes consideraron enemigos del propio proyecto”.

Los habitantes aseguran que se mantienen activas dos carpetas de investigación, una de ellas de hace unos diez meses, y la otra por los hechos ocurridos hace un año, cuando fueron detenidos varios ciudadanos catalogados por las autoridades como supuestos “líderes opositores” a la obra, cuando en realidad se trataba de vecinos inconformes: "Los trataron como si fueran criminales e intentaron inhibir su causa con acusaciones falsas", reprochan.

"El gasoducto y el mal uso a la laguna sólo genera su contaminación; la pesca ya no es la actividad principal, el tule con el que se hacían las artesanías se extingue y sus aguas ya no riegan los membrillales ni los árboles de duraznos y las flores que se vendían en los mercados de Lagos de Moreno", señalan los pobladores.

Marbella refiere los "quieren colonizar”, y pone como ejemplo que quieren desaparecer un barrio y en vez de ello poner una colonia o un fraccionamiento.

“Nos invaden con más empresas, cambian el nombre a nuestras calles, atentan contra nuestras tradiciones y formas de organización, imponiéndonos consejos municipales cuando tenemos un consejo de ancianos; delegados en vez del representante indígena comunal y el comisario; aplican aquello de divide y vencerás”, detalla Marbella, quien les recuerda “nosotros no somos los que llegamos a colonizar, ya estábamos”.

La obra de la empresa Gas Natural Noreste comenzó en marzo de 2018, y desde esa fecha ha habido oposición de los habitantes.

Policías estatales reventaron el 13 de mayo año pasado la resistencia de la comunidad y detuvieron a tres de los manifestantes. 15 organizaciones de derechos humanos acompañaron a la comunidad con la Misión Civil de Observación de Derechos Humanos, que documentó las violaciones a los derechos humanos causadas por la instalación del gasoducto.

El Juez Tercero de Distrito en Materias Administrativas, Civiles y de Trabajo otorgó a la Comunidad el amparo 1113/2019 contra esa construcción, donde se orden al ayuntamiento de Lagos de Moreno suspenda provisionalmente la instalación del gasoducto hasta que la empresa Gas Natural del Noroeste presente los permisos otorgados por la Secretaría de Energía o la Comisión Reguladora de Energía.

Aunque la Comisión Estatal de Derechos Humanos emitió una recomendación por la construcción del gasoducto que atraviesa la comunidad indígena de San Juan Bautista de la Laguna, de Lagos de Moreno, colectivos denunciaron que pese a ello el proyecto continúa. Organismos civiles y activistas demandaron que se atienda este llamado y se reconozcan a las autoridades indígenas.





Te recomendamos el podcast ⬇️

Apple Podcasts

Google Podcasts

Spotify

Acast

Deezer

GUADALAJARA. La comunidad indígena de San Juan Bautista de la Laguna sostiene una batalla contra un gasoducto que representa la invasión y deterioro de su ecosistema, mientras que carece de los servicios indispensables.

La localidad, por décadas, ha luchado ante la falta de visibilidad de las autoridades y la negativa a la dotación de servicios por parte de autoridades municipales de Lagos de Moreno, Jalisco.

San Juan Bautista de la Laguna está situado a 186 kilómetros de la zona metropolitana de Guadalajara, “Relativamente cerca, a dos horas 33 minutos de camino, pero tan lejos del reconocimiento gubernamental”, comentó Marbella Maribel de Santiago López, originaria de ese lugar.

La comunidad ha enfrentado desde sus orígenes diversas batallas, cuando los guerreros chichimecas, seminómadas, se enfrentaron y se mezclaron con los tlaxcaltecas, indomables y sedentarios. La primera gran defensa fue por el territorio.

Diez barrios componen la comunidad, donde habitan más de 10 mil personas, y es uno de los tres pueblos situados alrededor de la laguna, los otros dos son: San Miguel Buenavista y Moya.

Como pueblo de la laguna, San Juan Bautista ha emprendido otra batalla, la que se da por la sobreexplotación que sufre su manto acuífero para surtir de agua a la cabecera municipal de Lagos de Moreno, pero reciben a cuentagotas servicios; son varios de sus barrios los más rezagados. Carecen de agua potable, drenaje, infraestructura urbana. Dicen que les ofrecieron escuelas, alumbrado público y grava, pero que no ha llegado nada.

Representantes de las más de diez grandes empresas que han llegado a poblar dos parques industriales situados en esa pequeña comunidad han dicho a sus pobladores que “no los ven en el mapa”, que nadie les dijo que iban a llegar a un lugar poblado, como cita Marbella, “ni sabían que estábamos aquí”.

Los habitantes de San Juan Bautista de la Laguna todavía recuerdan a Raúl Flores, representante de Gas Natural del Noroeste, decir que desconocía la existencia del pueblo. "Lo mismo pasó con el gasoducto, su trazo cayó sobre lo que encontró a su paso, cruzó por su laguna, se sumergió en ella, estaba planeado para cruzar incluso por los patios de fincas, modificó su ruta y quedó a menos de un metro del ingreso de las casas".

Uno de los pobladores comenta que a los trabajadores de gasoducto les dijeron que era una zona de uso industrial, no habitacional, “engañaron a la gente y crearon división del pueblo. No hablaron del proyecto, no hablaron de nada y al poco tiempo empezaron a acosarnos, a quienes consideraron enemigos del propio proyecto”.

Los habitantes aseguran que se mantienen activas dos carpetas de investigación, una de ellas de hace unos diez meses, y la otra por los hechos ocurridos hace un año, cuando fueron detenidos varios ciudadanos catalogados por las autoridades como supuestos “líderes opositores” a la obra, cuando en realidad se trataba de vecinos inconformes: "Los trataron como si fueran criminales e intentaron inhibir su causa con acusaciones falsas", reprochan.

"El gasoducto y el mal uso a la laguna sólo genera su contaminación; la pesca ya no es la actividad principal, el tule con el que se hacían las artesanías se extingue y sus aguas ya no riegan los membrillales ni los árboles de duraznos y las flores que se vendían en los mercados de Lagos de Moreno", señalan los pobladores.

Marbella refiere los "quieren colonizar”, y pone como ejemplo que quieren desaparecer un barrio y en vez de ello poner una colonia o un fraccionamiento.

“Nos invaden con más empresas, cambian el nombre a nuestras calles, atentan contra nuestras tradiciones y formas de organización, imponiéndonos consejos municipales cuando tenemos un consejo de ancianos; delegados en vez del representante indígena comunal y el comisario; aplican aquello de divide y vencerás”, detalla Marbella, quien les recuerda “nosotros no somos los que llegamos a colonizar, ya estábamos”.

La obra de la empresa Gas Natural Noreste comenzó en marzo de 2018, y desde esa fecha ha habido oposición de los habitantes.

Policías estatales reventaron el 13 de mayo año pasado la resistencia de la comunidad y detuvieron a tres de los manifestantes. 15 organizaciones de derechos humanos acompañaron a la comunidad con la Misión Civil de Observación de Derechos Humanos, que documentó las violaciones a los derechos humanos causadas por la instalación del gasoducto.

El Juez Tercero de Distrito en Materias Administrativas, Civiles y de Trabajo otorgó a la Comunidad el amparo 1113/2019 contra esa construcción, donde se orden al ayuntamiento de Lagos de Moreno suspenda provisionalmente la instalación del gasoducto hasta que la empresa Gas Natural del Noroeste presente los permisos otorgados por la Secretaría de Energía o la Comisión Reguladora de Energía.

Aunque la Comisión Estatal de Derechos Humanos emitió una recomendación por la construcción del gasoducto que atraviesa la comunidad indígena de San Juan Bautista de la Laguna, de Lagos de Moreno, colectivos denunciaron que pese a ello el proyecto continúa. Organismos civiles y activistas demandaron que se atienda este llamado y se reconozcan a las autoridades indígenas.





Te recomendamos el podcast ⬇️

Apple Podcasts

Google Podcasts

Spotify

Acast

Deezer

Finanzas

Continuará el descuento en transporte a universitarios

Los precios se mantienen en cinco pesos en traslados dentro de la zona conurbada Guadalupe-Zacatecas y seis pesos en traslados al Campus UAZ Siglo XXI

Cultura

Convoca la UAZ a doctorado en Estudios Novohispanos

Las líneas generales de aplicación del conocimiento integrarán pensamiento y sociedad, literatura y cultura

Cultura

Centro Cultural “La Corte” planea nuevas actividades artísticas

El centro cultural será sede de un concierto acústico este mañana sábado 23 de octubre

Local

Choca ruta 14 contra tienda de conveniencia

Viajaban 15 pasajeros; dos mujeres resultaron lesionadas

Gossip

Almacenados estrena sin Héctor Bonilla

El actor no pudo presentarse en el inicio de la temporada debido a un percance que sufrió un día antes en los ensayos 

Cultura

Montan instalación interactiva en Universidad de Guanajuato

La intervención se presentará sobre la fachada y las escalinatas de la Universidad hasta el 23 de octubre

Gossip

Otra vez contagios de Covid-19 atacan a Masterchef Celebrity México

Masterchef Celebrity México 2021 no escapó a la pandemia

Gossip

Succession, la pelea por el poder, inicia su tercera temporada por HBO

Brian Cox, habla sobre el éxito de Succession, en la que interpreta Logan Roy

Cultura

Los libros de Vicente Rojo, el homenaje al artista en la FIL de Oaxaca

Más de 300 ejemplares se exhiben en la muestra Los libros de Rojo, reunida por editores y artistas