imagotipo

Armando Alvarado, un divertido padre soltero

  • Alejandra De Ávila
  • en Sociales

Zacatecas, Zac.- Entregado y con una gran responsabilidad, así es como Juan Armando Alvarado Olague, de 27 años de edad educa a su hija Violeta Alvarado Esparza. Juan es un papá que ha dedicado su juventud a atender a la pequeña tras la ausencia de su madre.

Luego de enterarse de que sería papá, la vida le cambio por completo, pero el esfuerzo fue doble cuando nació su hija, y el desinterés de su progenitora fue notorio, por lo que Alvarado Olague se dedicó en cuerpo y alma a los cuidados de su bebé.

“Violeta dormía conmigo, yo la cambiaba de pañal y la llevaba a la escuela”, expresó durante la entrevista, un proceso que le fue complicado porque en ese momento él estudiaba la carrera en comunicación. Sin duda una etapa de entrega total, porque trabajaba arreglando computadoras para mantener a Violeta, iba a la universidad y era padre y madre simultáneamente.

“Teniendo 20 años, con una niña recién nacida, y una mamá que en ese momento no nos apoyó, fue desgastante, pero no me arrepiento, cada cosa que hice por salir adelante valió la pena”.

Después de varios años, Armando se gradúo y ya es profesionista, tiene un trabajo estable, pero lo más importante es que aprendió a perdonar. Actualmente la mami de Violeta ya se acerca más y tienen una buena relación.

 

-¿Cómo defines tu función como papá en tres palabras?

Entrega, amor y cuidados.

 

-¿Qué es lo más divertido de ser papá?

Que te hagan reír tan fácil con sus ocurrencias, los niños son más inteligentes de lo que tú crees, entienden más las cosas. Además, yo soy músico, me encanta llevar a mi hija a las tocadas y verla en primera fila cantando mis canciones.

 

-¿Es complicado educar tu hija en este siglo XXI?

Hay una crisis existencial, yo lo veo como desinterés de los padres, no se me hace difícil, simplemente hay que entregar ese tiempo a los hijos.

 

¿Cuál es la mayor enseñanza que le transmites a tu hija?

Que nunca deje de hacer lo que le gusta.

 

-¿Fue complicado ser un papá soltero?

Sí, porque en ese momento era estudiante, no fue difícil pero sí desgastante.

 

Sigue leyendo: Antonio Manzo D’nes, un padre ejemplar