/ miércoles 13 de junio de 2018

La iglesia que predica con Heavy Metal

En Brasil la presencia de las iglesias evangélicas es abrumadora

RÍO DE JANEIRO, Brasil. El recinto oscuro tiene las paredes pintarrajeadas con calaveras y símbolos de la muerte, y Rogério Santos, sentado en un semicírculo junto con una docena de personas más, no parece el típico visitante devoto de una de las iglesias cristianas que abundan estos días en Brasil.

Cuando un hombre de pelo largo empieza a rasgar con fuerza su guitarra eléctrica frente a él, sin embargo, Santos saca una Biblia y la coloca en su regazo, a unos centímetros de los pins rockeros que cuelgan de su chaqueta negra de cuero. Él reza, mientras los visitantes reunidos en un primer piso de un edificio destartalado en la empobrecida zona norte de Río de Janeiro, en la favela Maré, cantan en voz alta.

"En Maré hay una necesidad espiritual muy grande", dice luego Santos, un viejo rockero que explica por qué lleva 24 de sus 47 años como miembro de la iglesia evangélica "Metanoia". Porque ahí, dice, se unen las dos cosas que más le interesan: "La música y la religión".

La iglesia "Metanoia" ("cambio de vida" o "conversión" en griego) parece a primera vista un club underground de rock duro donde corren el alcohol y las drogas. Grafitis por todos sitios, portadas de discos históricos pegadas en varias paredes, en la parte trasera unos altavoces potentes, una batería rockera y un micrófono, todo dispuesto para que toque la banda de turno.

Al mirar con detenimiento, no obstante, se descubre otro trasfondo común: las cruces colgando del techo, las diversas alusiones al cristianismo. "Jesucristo es el señor del 'underground'", dice una pintada.

"Jesús venció", sostiene otra, escrita dentro de un ataúd de imitación recostado en una pared.

¿Una iglesia que coquetea con la estética "antirreligiosa" y supuestamente "satánica" del rock? ¿Se puede difundir el cristianismo usando el típico lenguaje irreverente del heavy metal? "Por qué no", dice Enok Galvao de Lima, un hombre de 54 años de gesto afable y pastor de esa iglesia que fundó él mismo 27 años atrás. "El rock es sólo el estilo", asegura.

"El arte y la música los creó dios. El diablo no creó nada. Uno puede entrar y apoderarse de esa cultura", agrega. Luego apunta a una pared para demostrar que su afición es genuina: tiene pósters de Metallica o de "Rage against the machine" ("excelente, de un alto nivel"), entre otras históricas bandas del heavy metal.

La forma en que Galvao ha conjugado la religión y el rock, una de las subculturas urbanas más exitosas del siglo XX, no es sólo muy original en su caso particular, sino que demuestra la creatividad de la que hacen gala las iglesias evangélicas que se expanden estos días a ritmo vertiginoso por toda América Latina.

Las también llamadas iglesias pentecostales brasileñas le ganan desde hace años terreno al catolicismo, durante décadas la religión predominante en la región.

Según el último informe del instituto Latinobarómetro, en 2017 más de la mitad (59 por ciento) de los latinoamericanos se definía aún como católica, pero la cifra representa un claro retroceso en comparación con el 80% registrado en 1995. Los evangélicos representan en tanto al 19% de la población.

En Brasil la presencia de las iglesias evangélicas es abrumadora. Muchas han incursionado en política con agendas ultraconservadoras que rechazan el matrimonio gay o el aborto, mientras otras se limitan a sumar fieles haciendo un trabajo peculiar y original en las comunidades pobres, como la iglesia "Metanoia".

RÍO DE JANEIRO, Brasil. El recinto oscuro tiene las paredes pintarrajeadas con calaveras y símbolos de la muerte, y Rogério Santos, sentado en un semicírculo junto con una docena de personas más, no parece el típico visitante devoto de una de las iglesias cristianas que abundan estos días en Brasil.

Cuando un hombre de pelo largo empieza a rasgar con fuerza su guitarra eléctrica frente a él, sin embargo, Santos saca una Biblia y la coloca en su regazo, a unos centímetros de los pins rockeros que cuelgan de su chaqueta negra de cuero. Él reza, mientras los visitantes reunidos en un primer piso de un edificio destartalado en la empobrecida zona norte de Río de Janeiro, en la favela Maré, cantan en voz alta.

"En Maré hay una necesidad espiritual muy grande", dice luego Santos, un viejo rockero que explica por qué lleva 24 de sus 47 años como miembro de la iglesia evangélica "Metanoia". Porque ahí, dice, se unen las dos cosas que más le interesan: "La música y la religión".

La iglesia "Metanoia" ("cambio de vida" o "conversión" en griego) parece a primera vista un club underground de rock duro donde corren el alcohol y las drogas. Grafitis por todos sitios, portadas de discos históricos pegadas en varias paredes, en la parte trasera unos altavoces potentes, una batería rockera y un micrófono, todo dispuesto para que toque la banda de turno.

Al mirar con detenimiento, no obstante, se descubre otro trasfondo común: las cruces colgando del techo, las diversas alusiones al cristianismo. "Jesucristo es el señor del 'underground'", dice una pintada.

"Jesús venció", sostiene otra, escrita dentro de un ataúd de imitación recostado en una pared.

¿Una iglesia que coquetea con la estética "antirreligiosa" y supuestamente "satánica" del rock? ¿Se puede difundir el cristianismo usando el típico lenguaje irreverente del heavy metal? "Por qué no", dice Enok Galvao de Lima, un hombre de 54 años de gesto afable y pastor de esa iglesia que fundó él mismo 27 años atrás. "El rock es sólo el estilo", asegura.

"El arte y la música los creó dios. El diablo no creó nada. Uno puede entrar y apoderarse de esa cultura", agrega. Luego apunta a una pared para demostrar que su afición es genuina: tiene pósters de Metallica o de "Rage against the machine" ("excelente, de un alto nivel"), entre otras históricas bandas del heavy metal.

La forma en que Galvao ha conjugado la religión y el rock, una de las subculturas urbanas más exitosas del siglo XX, no es sólo muy original en su caso particular, sino que demuestra la creatividad de la que hacen gala las iglesias evangélicas que se expanden estos días a ritmo vertiginoso por toda América Latina.

Las también llamadas iglesias pentecostales brasileñas le ganan desde hace años terreno al catolicismo, durante décadas la religión predominante en la región.

Según el último informe del instituto Latinobarómetro, en 2017 más de la mitad (59 por ciento) de los latinoamericanos se definía aún como católica, pero la cifra representa un claro retroceso en comparación con el 80% registrado en 1995. Los evangélicos representan en tanto al 19% de la población.

En Brasil la presencia de las iglesias evangélicas es abrumadora. Muchas han incursionado en política con agendas ultraconservadoras que rechazan el matrimonio gay o el aborto, mientras otras se limitan a sumar fieles haciendo un trabajo peculiar y original en las comunidades pobres, como la iglesia "Metanoia".

Virales

El 28 de enero... el día de Lamberto Quintero

Lamberto Quintero Payán, era el jefe de una célula criminal que fue inmortalizado en un corrido

Local

Firman convenio la UAZ y la Universidad de Miami

El programa en que colaborarán es Empresas Que se Cuidan

Cultura

Semilleros Creativos reinicia actividades con niñas, niños y jóvenes de México

Las actividades se realizan en 192 municipios de las 32 entidades del país

Ciencia

Así puedes descubrir la foto del espacio que la NASA tomó el día de tu cumpleaños

Gracias al telescopio espacial Hubble es que ahora cualquier persona puede conocer la foto que tomaron el día en que naciste

Salud

El desagradable síntoma de Ómicron del que nadie está hablando

La más reciente y contagiosa variante del Covid-19 tiene un síntoma inesperado y que no tiene límite de tiempo

Sociedad

Familiares de Ana Luisa Garduño dan último adiós a la activista

Su familia agradeció a todos los colectivos, asociaciones civiles, abogados y autoridades locales el apoyo que les han brindado

Sociedad

Emiten medida cautelar por riña en el Cereso de Colima

CDH Colima pidió a las autoridades que se brinde todo tipo de atención médica a los heridos de manera integral

Literatura

Pero… ¿quién entiende a Ulises?

Junto con la Biblia y El Quijote, es quizá el libro que más personas dicen haber leído sin haber pasado de las primeras páginas