/ miércoles 22 de abril de 2020

La importancia de cuidar al personal de salud

Es claro que en esta contingencia, las personas más expuestas y en gran riesgo son los médicos, enfermeras y en general todo el personal de salud que labora en las unidades hospitalarias, y máxime si las medidas de seguridad no son las adecuadas, tales como insumos de seguridad personal ---cubrebocas especiales, batas desechables, guantes, googlees y overoles-- además de las medidas de sanitización en todas las áreas donde se atienden los enfermos infectados, así como la implementación de filtros muy cuidadosos que eviten la contaminación de todos los espacios de la unidad médica. Todas estas medidas son obligadas para cuidar el bien más grande en este momento, que es, el personal médico, de nada nos servirá tener equipo e infraestructura hospitalaria suficiente si no se cuenta con personal especializado y de experiencia para enfrentar esta contingencia y evitar un mayor número de muertes. No es sencillo sustituir a un profesional ya capacitado y con experiencia necesaria para actuar de manera correcta y resolutiva ante una pandemia de estas características, por lo que es indispensable preservar y proteger a quiénes son adscritos a la unidad médica y a un servicio en especial, ya que la mayoría de estos son muy especializados, como es el caso de las UCI (unidad de Cuidados Intensivos) y medicina interna por mencionar algunos, y cuando un profesional rola de un servicio a otro se requiere de un tiempo de capacitación para que reúna los requisitos de entrenamiento necesarios para cada área en específico, por ello es de suma importancia proteger a nuestros profesionales, ya que la falta de uno o más de ellos acarreará un desequilibrio en los protocolos de atención establecidos para lograr una atención de calidad.

Por otro lado, la actitud de algunos inconscientes que discriminan y agreden al personal de salud, sin pensar que tal vez en un momento cercano necesitarán de ellos para que los atiendan, curen y salven su vida, no podemos pensar “a mí no me va a pasar” porque todos estamos expuestos y podemos ser contagiados en cualquier momento, el riesgo es latente y la probabilidad cada día es más alta.

Los profesionales de la salud son el bien más preciado en este momento, las autoridades gubernamentales deben cumplir la obligación de protegerlos ya que están en la primera línea de riesgo, deben aplicar todos los recursos necesarios para cumplir este objetivo, proveerles de las herramientas necesarias para que su lucha sea más llevadera ante esta crisis mundial.

La solución somos todos y debemos hacer nuestra parte para evitar que el trabajo médico se de en condiciones catastróficas, asumamos nuestro papel como ciudadanos responsables y quedémonos en casa, enfrentemos juntos esta terrible contingencia sanitaria.

Para reflexionar

Es claro que en esta contingencia, las personas más expuestas y en gran riesgo son los médicos, enfermeras y en general todo el personal de salud que labora en las unidades hospitalarias, y máxime si las medidas de seguridad no son las adecuadas, tales como insumos de seguridad personal ---cubrebocas especiales, batas desechables, guantes, googlees y overoles-- además de las medidas de sanitización en todas las áreas donde se atienden los enfermos infectados, así como la implementación de filtros muy cuidadosos que eviten la contaminación de todos los espacios de la unidad médica. Todas estas medidas son obligadas para cuidar el bien más grande en este momento, que es, el personal médico, de nada nos servirá tener equipo e infraestructura hospitalaria suficiente si no se cuenta con personal especializado y de experiencia para enfrentar esta contingencia y evitar un mayor número de muertes. No es sencillo sustituir a un profesional ya capacitado y con experiencia necesaria para actuar de manera correcta y resolutiva ante una pandemia de estas características, por lo que es indispensable preservar y proteger a quiénes son adscritos a la unidad médica y a un servicio en especial, ya que la mayoría de estos son muy especializados, como es el caso de las UCI (unidad de Cuidados Intensivos) y medicina interna por mencionar algunos, y cuando un profesional rola de un servicio a otro se requiere de un tiempo de capacitación para que reúna los requisitos de entrenamiento necesarios para cada área en específico, por ello es de suma importancia proteger a nuestros profesionales, ya que la falta de uno o más de ellos acarreará un desequilibrio en los protocolos de atención establecidos para lograr una atención de calidad.

Por otro lado, la actitud de algunos inconscientes que discriminan y agreden al personal de salud, sin pensar que tal vez en un momento cercano necesitarán de ellos para que los atiendan, curen y salven su vida, no podemos pensar “a mí no me va a pasar” porque todos estamos expuestos y podemos ser contagiados en cualquier momento, el riesgo es latente y la probabilidad cada día es más alta.

Los profesionales de la salud son el bien más preciado en este momento, las autoridades gubernamentales deben cumplir la obligación de protegerlos ya que están en la primera línea de riesgo, deben aplicar todos los recursos necesarios para cumplir este objetivo, proveerles de las herramientas necesarias para que su lucha sea más llevadera ante esta crisis mundial.

La solución somos todos y debemos hacer nuestra parte para evitar que el trabajo médico se de en condiciones catastróficas, asumamos nuestro papel como ciudadanos responsables y quedémonos en casa, enfrentemos juntos esta terrible contingencia sanitaria.

Para reflexionar

viernes 24 de julio de 2020

Reconversión de la vida

viernes 17 de julio de 2020

Pandemia sin control

viernes 03 de julio de 2020

El riesgo sigue latente

viernes 19 de junio de 2020

Encaminándonos hacia la resiliencia

jueves 11 de junio de 2020

Cómo mitigar el daño de la Covid-19

jueves 04 de junio de 2020

Protestas en EEUU

viernes 15 de mayo de 2020

El respeto a los médicos

viernes 01 de mayo de 2020

¿Y después de la pandemia qué?

Cargar Más