/ jueves 23 de enero de 2020

Sucesión gubernamental

Los tiempos políticos hacia la sucesión del gobierno estatal ya iniciaron, los aspirantes no han dejado de moverse sobre todo los del Partido Revolucionario Institucional (PRI). Es importante recordar que en nuestro estado se dará una elección concurrente (federal, estatal y municipal) es por ello que el periodo del gobernador actual se acortó a 5 años, para lograr tener este tipo de elección, lo que le da un especial interés, pues la renovación del congreso federal y estatal más los municipios es un asunto que ocupa y preocupa a todas las fuerzas políticas en Zacatecas.

En el caso del PRI la baraja ya se ha estado moviendo desde hace tiempo, los aspirantes, Carlos Peña, Roberto Luévano, Fito Bonilla (ya destapado) y Claudia Anaya, registran intensa movilización de sus huestes políticas, excepto la última (Claudia Anaya) quién suponemos esperará el dedo divino desde el nacional.

Cada elección es diferente y los expertos opinan que esta del 2021 será un proceso muy difícil, misma que pinta diferente por el hecho de que han cambiado las posiciones de los partidos mayoritarios, ya no es el PRI el que encabeza, sino que ahora es MORENA, sin embargo las condiciones pueden variar, aunque no de forma significativa, pues el encanto de este partido ya como gobierno aún no decae en la aceptación de la mayoría de los ciudadanos que le dieron su voto, consideramos que hace falta más tiempo para ello.

La continuidad de un partido en el poder, depende mucho de sus resultados los que determinarán si se da otra vez la confianza o por el contrario se le castiga. En la actualidad resulta difícil el triunfo por el solo hecho de ser un candidato con carisma e incluso con una buena trayectoria, la marca del partido pesa mucho para la decisión en favor o contra del candidato, lo vimos en la elección del 2018 donde hubo candidatos desconocidos y que incluso no hicieron campaña y ganaron solo por la marca MORENA, caso contrario con el PRI, pues la marca puede influir de manera negativa.

En el proceso electoral el trabajo en campaña no será definitivo para lograr el triunfo, se debe de analizar cuidadosamente trayectorias y desempeño del gobierno en el poder lo cual es definitivo para asegurar continuidad, pues es un elemento que el elector considera al emitir su voto, y ha quedado demostrado en muchas ocasiones.

Lo cierto es que la elección del 2021 puede ser un referente para las futuras en nuestro país, también es cierto que el humor, insatisfacción o decepción del elector son factores que determinan los resultados en una elección, siendo las mayorías, (aunque este equivocadas) quiénes determinen los resultados, tiempo al tiempo y ya veremos.

Para reflexionar.

Los tiempos políticos hacia la sucesión del gobierno estatal ya iniciaron, los aspirantes no han dejado de moverse sobre todo los del Partido Revolucionario Institucional (PRI). Es importante recordar que en nuestro estado se dará una elección concurrente (federal, estatal y municipal) es por ello que el periodo del gobernador actual se acortó a 5 años, para lograr tener este tipo de elección, lo que le da un especial interés, pues la renovación del congreso federal y estatal más los municipios es un asunto que ocupa y preocupa a todas las fuerzas políticas en Zacatecas.

En el caso del PRI la baraja ya se ha estado moviendo desde hace tiempo, los aspirantes, Carlos Peña, Roberto Luévano, Fito Bonilla (ya destapado) y Claudia Anaya, registran intensa movilización de sus huestes políticas, excepto la última (Claudia Anaya) quién suponemos esperará el dedo divino desde el nacional.

Cada elección es diferente y los expertos opinan que esta del 2021 será un proceso muy difícil, misma que pinta diferente por el hecho de que han cambiado las posiciones de los partidos mayoritarios, ya no es el PRI el que encabeza, sino que ahora es MORENA, sin embargo las condiciones pueden variar, aunque no de forma significativa, pues el encanto de este partido ya como gobierno aún no decae en la aceptación de la mayoría de los ciudadanos que le dieron su voto, consideramos que hace falta más tiempo para ello.

La continuidad de un partido en el poder, depende mucho de sus resultados los que determinarán si se da otra vez la confianza o por el contrario se le castiga. En la actualidad resulta difícil el triunfo por el solo hecho de ser un candidato con carisma e incluso con una buena trayectoria, la marca del partido pesa mucho para la decisión en favor o contra del candidato, lo vimos en la elección del 2018 donde hubo candidatos desconocidos y que incluso no hicieron campaña y ganaron solo por la marca MORENA, caso contrario con el PRI, pues la marca puede influir de manera negativa.

En el proceso electoral el trabajo en campaña no será definitivo para lograr el triunfo, se debe de analizar cuidadosamente trayectorias y desempeño del gobierno en el poder lo cual es definitivo para asegurar continuidad, pues es un elemento que el elector considera al emitir su voto, y ha quedado demostrado en muchas ocasiones.

Lo cierto es que la elección del 2021 puede ser un referente para las futuras en nuestro país, también es cierto que el humor, insatisfacción o decepción del elector son factores que determinan los resultados en una elección, siendo las mayorías, (aunque este equivocadas) quiénes determinen los resultados, tiempo al tiempo y ya veremos.

Para reflexionar.

jueves 13 de febrero de 2020

Violencia contra la mujer

lunes 10 de febrero de 2020

Coronavirus, verdad y mitos

jueves 23 de enero de 2020

Sucesión gubernamental

jueves 16 de enero de 2020

El seno familiar, factor clave

viernes 27 de diciembre de 2019

Retos y desafíos para el 2020

miércoles 11 de diciembre de 2019

Etapas del duelo y cómo llevarlas

Cargar Más