/ lunes 31 de agosto de 2020

Cofre de leyendas │ El callejón del mono prieto

El estilo de vida de doña Marciana Castillo provocó habladurías entre los pobladores de Zacatecas

Escucha aquí el podcast:

La razón por lo que Doña Marciana Castillo, tuviera fama de bruja, se debía a la vida tan misteriosa que llevaba. La casa en que habitaba, estaba aislada de las demás que formaban la antigua Calle de la Merced, hoy de la Ciudad, no tenía ventanas y sobre la azotea, ostentaba un feísimo torreón con angostas mirillas y los “pretiles” estaban defendidos con pedazos de vidrio.

Era fama de que en las altas horas de la noche, el torreón se iluminaba y un humo espeso nauseabundo salía por la tobera que sobre él había.

Por toda compañía tenía la “hechicera”, un horrible mico, que era el terror de los chiquillos del barrio, que se creía que era el diablo en persona.

Se presumía que Doña Marciana, tenía mucho dinero porque siempre que se abastecía de combustibles, en el tendajón del barrio, cambiaba monedas de oro. Sus trajes eran de seda, de varios colores, sus chales de “burato”, con largos flecos, los dedos cubiertos de anillos y en el pecho muchas sartas de corales.

Más a pesar de su indumentaria, su aspecto era repulsivo, por tener el rostro cubierto de cicatrices, los ojos ribeteados de rojo y el cuerpo contrahecho.

Nunca hablaba con nadie, ni iba a la iglesia, ni daba limosna, su puerta y su corazón estaban cerrados al bien.

Una vez llamó a su puerta una infeliz mujer a quien su marido, un borracho perdido, había golpeado y arrojado del humilde cuarto en que vivían, llevando un niño en los brazos y pedía por caridad, un pedazo de pan y que se le permitiera pasar la noche detrás de la puerta, por temor de que su marido la encontrase, Ella no sabía la fama de aquella mujer y si llego allí fue porque vio luz en la torre, la “bruja” no quiso socorrerla y debió asustarla el mico, porque la encontraron muerta, con el terror pintado en su rostro cubierto de arañazos, el niño había desaparecido.

Los vecinos furiosos pretendieron asaltar la casa y hacer un acercamiento pero se los impidió el Comisario del barrio y como nada le pudieron probar a doña Marciana, no se hizo justicia con la “bruja”.

Escúchala también en:

Spotify

Acast

Google podcast

Deezer

Apple Podcasts

Pero el odio de la gente estaba encendido y no podía salir de su casa porque la esperaba un diluvio de pedradas, su puerta estaba bloqueada de basura y desperdicio y en vano pedía auxilio a las autoridades porque nadie acudía.

Por fin, una noche se oyó una detonación y los aterrados vecinos pudieron ver salir llamas azules y rojas del torreón de marras, nadie fue a auxiliarla porque creyeron cándidamente que “a la “bruja” se le había llevado el diablo”.

Al día siguiente se presentaron las autoridades y penetraron al antro; arriba en el torreón de marras, encontraron el cadáver de Doña Marciana desfigurado por la explosión, sobre de ella, estaba el mico haciendo horribles visajes dando agudos chillidos, tuvieron que lazarlo para poder acercarse a la puerta, sólo que los lazadores apretaron tanto que lo ahorcaron. No se supo que motivó la explosión, ni lo que hacia Doña Marciana en su laboratorio.

La casa fue demolida buscando tesoros que no se encontraron, el vulgo llamó al callejón donde estaba ubicada la casa “El Callejón del Mono Prieto”

Sigue escuchando:

Escucha aquí el podcast:

La razón por lo que Doña Marciana Castillo, tuviera fama de bruja, se debía a la vida tan misteriosa que llevaba. La casa en que habitaba, estaba aislada de las demás que formaban la antigua Calle de la Merced, hoy de la Ciudad, no tenía ventanas y sobre la azotea, ostentaba un feísimo torreón con angostas mirillas y los “pretiles” estaban defendidos con pedazos de vidrio.

Era fama de que en las altas horas de la noche, el torreón se iluminaba y un humo espeso nauseabundo salía por la tobera que sobre él había.

Por toda compañía tenía la “hechicera”, un horrible mico, que era el terror de los chiquillos del barrio, que se creía que era el diablo en persona.

Se presumía que Doña Marciana, tenía mucho dinero porque siempre que se abastecía de combustibles, en el tendajón del barrio, cambiaba monedas de oro. Sus trajes eran de seda, de varios colores, sus chales de “burato”, con largos flecos, los dedos cubiertos de anillos y en el pecho muchas sartas de corales.

Más a pesar de su indumentaria, su aspecto era repulsivo, por tener el rostro cubierto de cicatrices, los ojos ribeteados de rojo y el cuerpo contrahecho.

Nunca hablaba con nadie, ni iba a la iglesia, ni daba limosna, su puerta y su corazón estaban cerrados al bien.

Una vez llamó a su puerta una infeliz mujer a quien su marido, un borracho perdido, había golpeado y arrojado del humilde cuarto en que vivían, llevando un niño en los brazos y pedía por caridad, un pedazo de pan y que se le permitiera pasar la noche detrás de la puerta, por temor de que su marido la encontrase, Ella no sabía la fama de aquella mujer y si llego allí fue porque vio luz en la torre, la “bruja” no quiso socorrerla y debió asustarla el mico, porque la encontraron muerta, con el terror pintado en su rostro cubierto de arañazos, el niño había desaparecido.

Los vecinos furiosos pretendieron asaltar la casa y hacer un acercamiento pero se los impidió el Comisario del barrio y como nada le pudieron probar a doña Marciana, no se hizo justicia con la “bruja”.

Escúchala también en:

Spotify

Acast

Google podcast

Deezer

Apple Podcasts

Pero el odio de la gente estaba encendido y no podía salir de su casa porque la esperaba un diluvio de pedradas, su puerta estaba bloqueada de basura y desperdicio y en vano pedía auxilio a las autoridades porque nadie acudía.

Por fin, una noche se oyó una detonación y los aterrados vecinos pudieron ver salir llamas azules y rojas del torreón de marras, nadie fue a auxiliarla porque creyeron cándidamente que “a la “bruja” se le había llevado el diablo”.

Al día siguiente se presentaron las autoridades y penetraron al antro; arriba en el torreón de marras, encontraron el cadáver de Doña Marciana desfigurado por la explosión, sobre de ella, estaba el mico haciendo horribles visajes dando agudos chillidos, tuvieron que lazarlo para poder acercarse a la puerta, sólo que los lazadores apretaron tanto que lo ahorcaron. No se supo que motivó la explosión, ni lo que hacia Doña Marciana en su laboratorio.

La casa fue demolida buscando tesoros que no se encontraron, el vulgo llamó al callejón donde estaba ubicada la casa “El Callejón del Mono Prieto”

Sigue escuchando:

Local

Hay zacatecanos entre las víctimas del tráiler de San Antonio

El Cónsul de México Rubén Minutti Zanatta dio a conocer el origen de los migrantes mexicanos localizados sin vida

Policiaca

Encuentran dos encobijados en El Jaralillo

Fueron arrojados a un estanque que se encuentra en el lugar; les dejaron un narcomensaje

Finanzas

Entérate cuándo pagarán la pensión del IMSS

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) dio a conocer cuando serealizará el pago de la pensión correspondiente al mes de julio

Deportes

Plateros y Mineros disputarán la primera fecha de la LNBP

La serie inicial se desarrollará los días 21 y 22 de julio en el Gimnasio Solidaridad de Fresnillo

Ciencia

¿Un robot racista? Estudio revela que los robots con inteligencia artificial son sexistas

Un reciente estudio de la inteligencia artificial en robots encontró que estos se vuelven más sexistas y racistas. Te explicamos que pasa

Sociedad

Detectan irregularidades por 64 mdp en gasto para seguridad de Michoacán

Michoacán es considerado como uno de los cinco estados más peligrosos de México

Finanzas

Hallan presuntos desvíos por 120.7 millones de pesos en obras del Túnel Emisor Oriente

Pagos en exceso e injustificaciones en el aumento en costos son las principales irregularidades detectadas

Deportes

Papá de Checo Pérez posa con una banda presidencial, ¿cometió un delito?

En sus redes sociales, el padre del piloto se describe cómo "Presidente de México 2024", mostrando su búsqueda por la carrera presidencial

Automotriz

Los automóviles tienen su propia 'caja negra'; todo esto registra en un choque

Estos dispositivos comenzaron a introducirse en autos de Estados Unidos en 2012 como norma de seguridad