/ sábado 18 de abril de 2020

La literatura de Amparo Dávila... petrificada en el tiempo

La escritora originaria de Pinos, Zacatecas, falleció la mañana de este sábado en la Ciudad de México

La escritora Amparo Dávila, originaria de Pinos, Zacatecas, ganadora de la Medalla Bellas Artes, conocida como la “Allan Poe Mexicana”, murió dejando un vacío en la literatura no sólo mexicana, sino universal.

Actualízate con nuestra información en Telegram

El cuento fantástico mexicano perdió a una de sus más grandes exponentes, apenas en marzo la Universidad de Guanajuato la condecoró con el Tercer Premio Jorge Ibargüengoitia de Literatura.

Amparo Dávila siempre estuvo rodeada de los intelectuales de su época, en 1950 conoció a Alfonso Reyes, que la hizo su secretaria.

Amparo contó la siguiente anécdota una y otra vez: “Vi en una banquita que estaba sentado don Alfonso (Reyes). Fui y lo saludé. Empezamos a platicar, y como en las plazas de los pueblos, había unos crespones que ondulaban en la tarde con el viento, se doraban con la luz del sol, y yo me quedé extasiada viendo eso. Él me dijo: niña, a dónde te fuiste. Porque vio que estaba en otro mundo. Le dije: fíjese que eso me recordó a la zorra de Saint Exupéry. Ay, no me digas –contestó, es un libro que yo adoro, y me colmó de atenciones”.

Un buen cúmulo de obras de su autoría quedan para la posteridad, los libros que reúnen gran parte de su obra “Cuentos reunidos” y “Poesía reunida”, guardan mucho de quien fuera la esposa de Pedro Coronel.

La locura, la muere, el peligro, una mujer... siempre presentes en sus líneas que cautivaron a un gran número de lectores al rededor del mundo.

“Llueve. Escucho la lluvia cayendo lenta y los automóviles que pasan veloces. El silbato de un vigilante suena como un grito agónico. Pasa el último camión de medianoche. Medianoche, también entonces era la medianoche...”, escribió en uno de sus cuentos más célebres, “Árboles petrificados”.

Sobre su poesía hay tanto qué decir que ninguna palabra alcanzaría... “Aquí, donde comienza tu ausencia, en este litoral del olvido donde una esperanza se consume, estoy como molino sin aspas; como barco sin velas, soy el eco de otros gritos”.

Leer las letras de Amparo Dávila serán siempre un homenaje a una de las escritoras que el tiempo no olvidará y que sus grafías permanecerán como el nombre de uno de sus cuentos, como árboles petrificados.

Te recomendamos↓

La escritora Amparo Dávila, originaria de Pinos, Zacatecas, ganadora de la Medalla Bellas Artes, conocida como la “Allan Poe Mexicana”, murió dejando un vacío en la literatura no sólo mexicana, sino universal.

Actualízate con nuestra información en Telegram

El cuento fantástico mexicano perdió a una de sus más grandes exponentes, apenas en marzo la Universidad de Guanajuato la condecoró con el Tercer Premio Jorge Ibargüengoitia de Literatura.

Amparo Dávila siempre estuvo rodeada de los intelectuales de su época, en 1950 conoció a Alfonso Reyes, que la hizo su secretaria.

Amparo contó la siguiente anécdota una y otra vez: “Vi en una banquita que estaba sentado don Alfonso (Reyes). Fui y lo saludé. Empezamos a platicar, y como en las plazas de los pueblos, había unos crespones que ondulaban en la tarde con el viento, se doraban con la luz del sol, y yo me quedé extasiada viendo eso. Él me dijo: niña, a dónde te fuiste. Porque vio que estaba en otro mundo. Le dije: fíjese que eso me recordó a la zorra de Saint Exupéry. Ay, no me digas –contestó, es un libro que yo adoro, y me colmó de atenciones”.

Un buen cúmulo de obras de su autoría quedan para la posteridad, los libros que reúnen gran parte de su obra “Cuentos reunidos” y “Poesía reunida”, guardan mucho de quien fuera la esposa de Pedro Coronel.

La locura, la muere, el peligro, una mujer... siempre presentes en sus líneas que cautivaron a un gran número de lectores al rededor del mundo.

“Llueve. Escucho la lluvia cayendo lenta y los automóviles que pasan veloces. El silbato de un vigilante suena como un grito agónico. Pasa el último camión de medianoche. Medianoche, también entonces era la medianoche...”, escribió en uno de sus cuentos más célebres, “Árboles petrificados”.

Sobre su poesía hay tanto qué decir que ninguna palabra alcanzaría... “Aquí, donde comienza tu ausencia, en este litoral del olvido donde una esperanza se consume, estoy como molino sin aspas; como barco sin velas, soy el eco de otros gritos”.

Leer las letras de Amparo Dávila serán siempre un homenaje a una de las escritoras que el tiempo no olvidará y que sus grafías permanecerán como el nombre de uno de sus cuentos, como árboles petrificados.

Te recomendamos↓

Local

Celebrará AMLO reunión de seguridad en Zacatecas

Además estará en la entidad para evaluar los programas de apoyo a productores del campo

Policiaca

Rescatan en Aguascalientes a chofer de tráiler secuestrado en Zacatecas

Viajaba con destino a Durango, pero fue sorprendido en territorio zacatecano

Salud

Registra Zacatecas 112 nuevos enfermos de Covid en 24 horas

Siete fueron hospitalizados; cinco están graves. Entre los nuevos registros hay seis menores de edad.

Círculos

Prepara muy fácil en casa tu propio vinagre de manzana

Sólo necesitarás 3 ingredientes para preparar tu vinagre de manzana

Mundo

EU prohíbe vuelos privados hacia Cuba

Mike Pompeo indicó que el gobierno del presidente Donald Trump va a seguir recortando los ingresos que el gobierno cubano obtiene de las tasas de aterrizaje

Salud

Brasil patenta suero de plasma equino para tratamiento contra Covid-19

Luego de presentar los primeros resultados se aseguró que el suero tiene capacidad de crear anticuerpos superiores a los de los humanos

Finanzas

Amazon recorta más de mil 200 puestos de repartidores

La medida afecta en su totalidad a repartidores-conductores que trabajan para alguna de las siete pequeñas empresas con las que Amazon tenía un subcontrato

Salud

OMS descarta que el Covid-19 pueda transmitirse a través de la comida

China anunció haber descubierto partículas del covid-19 en alimentos importados

Mundo

OMS minimiza peligro de contagio de Covid-19 a través de la comida

No hay pruebas de que la comida esté participando en la transmisión de este virus y la gente debería sentirse cómoda y segura: Mike Ryan