/ lunes 15 de mayo de 2023

[Podcast] Cofre de Leyendas│El cura sin cabeza

En la Catedral de Mérida, Yucatán, hubo un cura que fue muy malo con los mayas, a quienes maltrataba cada que tenía oportunidad

Escucha aquí la leyenda completa↓

En la Catedral de Mérida, capital del estado de Yucatán, en el sureste de México y la más antigua de nuestro país, hubo un cura que fue muy malo con los mayas; los trataba muy mal porque no querían entrar a misa y luego, a chicotazos, los obligaba a meterse al catecismo.

Los mayas no entendían bien el español y por eso el cura les pegaba porque, según él, se hacían que no entendían.

Aparte de malo, ese cura era muy envidioso y abusivo. Le pedía mucho diezmo a la gente rica y si no se lo daban, a la hora del sermón se burlaba de ellos, los acusaba de malos cristianos y los corría de la iglesia.

También escucha la leyenda en:

Acast

Spotify

Apple Podcast

Google Podcast

Deezer

Amazon Music

Pero todo se paga, en vida o después de la muerte, y a ese cura Dios nuestro señor primero lo castigó en vida y luego también después de la muerte.

Una tarde, a la hora del catecismo, varios niños mayas andaban correteando en el atrio. Cuando el cura se dio cuenta se enojó mucho y agarró el chicote para darles azotes.

En eso se formó un remolino muy fuerte y al cura le entró tierra en los ojos, era tanta tierra que le salió sangre y se quedó ciego. Pero eso de quedarse ciego no le quitó lo malo, tampoco dejó de decir misa y seguía tratando mal a los mayas.

Pasó el tiempo con el sufrimiento de estar ciego y una tarde se volvió loco de coraje porque alguien tocó las campanas de la iglesia cuando no era hora.

Se disponía a subir las escaleras del campanario cuando oyó que unos niños mayas estaban riéndose en la parte de arriba.

A tientas fue a la sacristía por el chicote para castigarlos.

Luego subió las escaleras con mucha prisa; iba furioso. Casi al llegar arriba pisó mal un escalón y se vino rodando por la escalera y ahí murió decapitado.

Lo más feo fue que primero encontraron su cabeza, que había rodado hasta abajo, y más arriba estaba su cadáver en un charco de sangre.

Mucha gente ha visto su fantasma, decapitado, caminar adentro de la iglesia, por la calle o en la puerta que sube al campanario. Dicen que anda buscando su cabeza. Todos los que han visto esa aparición se asustan muchísimo y caen enfermos por causa de la impresión. Y así sabemos que el cura sigue pagando sus pecados.

La gente afirma que cuando el cura encuentre su cabeza, entonces ya podrá descansar, pero no va a ser fácil que la encuentre porque parece que la sepultaron en un panteón que ya no existe.

│Escucha más de Cofre de Leyendas

Escucha aquí la leyenda completa↓

En la Catedral de Mérida, capital del estado de Yucatán, en el sureste de México y la más antigua de nuestro país, hubo un cura que fue muy malo con los mayas; los trataba muy mal porque no querían entrar a misa y luego, a chicotazos, los obligaba a meterse al catecismo.

Los mayas no entendían bien el español y por eso el cura les pegaba porque, según él, se hacían que no entendían.

Aparte de malo, ese cura era muy envidioso y abusivo. Le pedía mucho diezmo a la gente rica y si no se lo daban, a la hora del sermón se burlaba de ellos, los acusaba de malos cristianos y los corría de la iglesia.

También escucha la leyenda en:

Acast

Spotify

Apple Podcast

Google Podcast

Deezer

Amazon Music

Pero todo se paga, en vida o después de la muerte, y a ese cura Dios nuestro señor primero lo castigó en vida y luego también después de la muerte.

Una tarde, a la hora del catecismo, varios niños mayas andaban correteando en el atrio. Cuando el cura se dio cuenta se enojó mucho y agarró el chicote para darles azotes.

En eso se formó un remolino muy fuerte y al cura le entró tierra en los ojos, era tanta tierra que le salió sangre y se quedó ciego. Pero eso de quedarse ciego no le quitó lo malo, tampoco dejó de decir misa y seguía tratando mal a los mayas.

Pasó el tiempo con el sufrimiento de estar ciego y una tarde se volvió loco de coraje porque alguien tocó las campanas de la iglesia cuando no era hora.

Se disponía a subir las escaleras del campanario cuando oyó que unos niños mayas estaban riéndose en la parte de arriba.

A tientas fue a la sacristía por el chicote para castigarlos.

Luego subió las escaleras con mucha prisa; iba furioso. Casi al llegar arriba pisó mal un escalón y se vino rodando por la escalera y ahí murió decapitado.

Lo más feo fue que primero encontraron su cabeza, que había rodado hasta abajo, y más arriba estaba su cadáver en un charco de sangre.

Mucha gente ha visto su fantasma, decapitado, caminar adentro de la iglesia, por la calle o en la puerta que sube al campanario. Dicen que anda buscando su cabeza. Todos los que han visto esa aparición se asustan muchísimo y caen enfermos por causa de la impresión. Y así sabemos que el cura sigue pagando sus pecados.

La gente afirma que cuando el cura encuentre su cabeza, entonces ya podrá descansar, pero no va a ser fácil que la encuentre porque parece que la sepultaron en un panteón que ya no existe.

│Escucha más de Cofre de Leyendas

Finanzas

Baja el desempleo en Zacatecas

La entidad ya está por debajo de la tasa de desocupación nacional

Elecciones 2024

Esta es la tinta indeleble que usa el INE en las elecciones

El IPN fabricará cerca de 350 mil aplicadores tipo plumón

Elecciones 2024

Diócesis de Zacatecas convoca a jornada de oración un día antes de las elecciones

Se realizará una procesión rezando el rosario y al término habrá una misa

Local

La Encantada se está secando

Actualmente, el nivel del lago se encuentra en un 75 por ciento.