/ lunes 27 de febrero de 2023

[Podcast] Cofre de Leyendas│Perla y el piano

Sobre el teclado del piano encontraron a Perla, muerta... a la misma hora que el Capitán Treviño

Escucha la leyenda completa aquí↓

En el año de 1600 Perla Santini vivía en Veracruz y estaba casada con el capitán Jorge Treviño. El padre de Perla, un famoso músico italiano acababa de morir, razón por la cual la joven se encontraba muy deprimida. La pareja decidió cambiar de aires y trasladarse a la Ciudad de Zacatecas. Perla le advirtió a su marido que no deseaba hacer vida social debido al luto, por lo cual se construyeron una casona fuera de la ciudad, a la que llamaron Villa de Rosas.

La villa era muy hermosa, de cantera rosa labrada artísticamente y con grandes jardines llenos de rosas y pájaros cantores. Por dentro, la casa estaba lujosamente amueblada y en la sala principal había un piano que hacía las delicias de la joven casada a la que fascinaba la buena música.

Después de inaugurada la villa con gran pompa, Perla empezó una vida en que se encontraba muy feliz, pues todos la querían y mimaban, desde su esposo hasta los sirvientes pasando por los amigos que solían visitarles frecuentemente.

También escucha nuestra leyenda en:

Acast

Spotify

Apple Podcast

Google Podcast

Deezer

Amazon Music

La mujer tocaba el piano, cantaba y se había prometido ser muy feliz en su nueva morada. El capitán Treviño no cabía en sí de gusto al ver a su esposa tan feliz y optimista. Sin embargo, un mes después de haber llegado a Zacatecas, Jorge Treviño se vio en la necesidad de salir a combatir a los indígenas de Juchipila que habían armado una revuelta contra las autoridades españolas. Se despidió de su acongojada mujer y partió al combate.

La joven mujer dejó de reír, ya no cantó más y se sumió en una profunda depresión por la ausencia de su esposo y por su posible muerte. Lo único que la consolaba en ese trance era tocar en el piano tristes melodías que hacían juego con su estado de ánimo. Sus amigos y amigas trataron de consolarla, pero Perla no reaccionaba y se pasaba los días viendo por el ventanal de su casa, a ver si veía llegar a su marido.

Tan mal se encontraba la mujer que en sus noches de insomnio se ponía a tocar el piano hasta que llegaba el día. Entonces, los centinelas de la villa que su marido había dejado para que la vigilasen, y las personas que pasaban por ahí, empezaron a creer que estaba loca y le llamaron La Filarmónica a la villa.

Un cierto amanecer, uno de los centinelas que la cuidaba se extrañó de no oír las melodías que ejecutaba en el piano y dio aviso a su camarera particular. La mujer abrió el salón donde se encontraba el piano y se encontró con que su ama estaba muerta y su cabeza descansaba sobre el teclado.

Al día siguiente, llegó la noticia a la Villa de Rosas de que el valiente capitán Treviño había muerto durante una batalla librada contra los indios sublevados… ¡Exactamente a la misma hora y el mismo día en que la bella Perla había dejado de existir!

La casona cayó en el abandono, ya nunca nadie la habitó. Los mineros que pasaban frente a ella para dirigirse, muy de mañana, a su trabajo afirmaban que el ventanal de la sala se iluminaba y una hermosísima música de piano se escuchaba, junto con un desgarrador lamento de mujer. Desde entonces se le conoce a la casona como La Filarmónica.

│Escucha más de Cofre de Leyendas

Escucha la leyenda completa aquí↓

En el año de 1600 Perla Santini vivía en Veracruz y estaba casada con el capitán Jorge Treviño. El padre de Perla, un famoso músico italiano acababa de morir, razón por la cual la joven se encontraba muy deprimida. La pareja decidió cambiar de aires y trasladarse a la Ciudad de Zacatecas. Perla le advirtió a su marido que no deseaba hacer vida social debido al luto, por lo cual se construyeron una casona fuera de la ciudad, a la que llamaron Villa de Rosas.

La villa era muy hermosa, de cantera rosa labrada artísticamente y con grandes jardines llenos de rosas y pájaros cantores. Por dentro, la casa estaba lujosamente amueblada y en la sala principal había un piano que hacía las delicias de la joven casada a la que fascinaba la buena música.

Después de inaugurada la villa con gran pompa, Perla empezó una vida en que se encontraba muy feliz, pues todos la querían y mimaban, desde su esposo hasta los sirvientes pasando por los amigos que solían visitarles frecuentemente.

También escucha nuestra leyenda en:

Acast

Spotify

Apple Podcast

Google Podcast

Deezer

Amazon Music

La mujer tocaba el piano, cantaba y se había prometido ser muy feliz en su nueva morada. El capitán Treviño no cabía en sí de gusto al ver a su esposa tan feliz y optimista. Sin embargo, un mes después de haber llegado a Zacatecas, Jorge Treviño se vio en la necesidad de salir a combatir a los indígenas de Juchipila que habían armado una revuelta contra las autoridades españolas. Se despidió de su acongojada mujer y partió al combate.

La joven mujer dejó de reír, ya no cantó más y se sumió en una profunda depresión por la ausencia de su esposo y por su posible muerte. Lo único que la consolaba en ese trance era tocar en el piano tristes melodías que hacían juego con su estado de ánimo. Sus amigos y amigas trataron de consolarla, pero Perla no reaccionaba y se pasaba los días viendo por el ventanal de su casa, a ver si veía llegar a su marido.

Tan mal se encontraba la mujer que en sus noches de insomnio se ponía a tocar el piano hasta que llegaba el día. Entonces, los centinelas de la villa que su marido había dejado para que la vigilasen, y las personas que pasaban por ahí, empezaron a creer que estaba loca y le llamaron La Filarmónica a la villa.

Un cierto amanecer, uno de los centinelas que la cuidaba se extrañó de no oír las melodías que ejecutaba en el piano y dio aviso a su camarera particular. La mujer abrió el salón donde se encontraba el piano y se encontró con que su ama estaba muerta y su cabeza descansaba sobre el teclado.

Al día siguiente, llegó la noticia a la Villa de Rosas de que el valiente capitán Treviño había muerto durante una batalla librada contra los indios sublevados… ¡Exactamente a la misma hora y el mismo día en que la bella Perla había dejado de existir!

La casona cayó en el abandono, ya nunca nadie la habitó. Los mineros que pasaban frente a ella para dirigirse, muy de mañana, a su trabajo afirmaban que el ventanal de la sala se iluminaba y una hermosísima música de piano se escuchaba, junto con un desgarrador lamento de mujer. Desde entonces se le conoce a la casona como La Filarmónica.

│Escucha más de Cofre de Leyendas

Finanzas

¿Sube o baja? Este es el precio del gas LP en Zacatecas

La Comisión Reguladora de Energía dio a conocer los costos que regirán del 21 al 27 de julio

Celebridades

'Prófugos del Anexo' en Zacatecas, fecha y precios de los boletos

Cerrarán con broche de oro la Fenaza en el estadio Carlos Vega Villalba

Celebridades

Exitosa presentación de Aída Cuevas en Zacatecas

"La reina del mariachi" cautivó al público con su espectáculo "Serenata Sinfónica Mexicana".

Local

El presidente de México se despide de Zacatecas

Durante su mandato visitó 16 veces la entidad

Local

Aún es insuficiente captación de agua en presas de Zacaecas

El almacenamiento promedio del estado llegó al 29%

Local

Claudia Sheinbaum reitera su apoyo al proyecto Milpillas

Se trata del mayor proyecto hídrico en la historia del estado, que abatiría el déficit de agua en el campo