/ lunes 18 de marzo de 2019

Rememoran en la Zona Rosa cuentos de la escritora Amparo Dávila

Se leyeron fragmentos y se habló de la vida y obra de la autora

CDMx.- Con el fin de difundir la obra de la escritora mexicana Amparo Dávila se llevó a cabo un recorrido por las calles de Estocolmo, Reforma, Génova, Hamburgo y Niza, en la Zona Rosa, en la Ciudad de México, en el que se leyeron fragmentos y se habló de la vida y obra de la autora.

Correspondió a la escritora Cristina Liceaga, coordinadora y fundadora de la página Escritoras Mexicanas, leer fragmentos de los cuentos Estocolmo 3 y La Rueda, así como dar un poco de historia de esa parte de la capital del país.

Durante el recorrido Liceaga comentó la obra de la autora y pidió al público que la acompañaba que leyera diversos párrafos de sus cuentos, lo que permitió una mayor conexión y comprensión de la gente.

El primero de los cuentos fue el de Estocolmo 3 que habla de un departamento donde hay una niña fantasma y el otro fue sobre el Sanborns de Niza de los años 70, donde la protagonista sale de desayunar y le pasan cosas sobrenaturales.

Amparo nació en Pinos, Zacatecas en 1928, y el 21 de febrero cumplió 91 años. Fue muy enfermiza, vivió en su pueblo hasta los siete años y tuvo un hermano, que murió cuando tenía cinco años, por lo que ella se queda como hija única.

La mayor parte de su tiempo lo pasaba en casa, donde su papá tenía una biblioteca muy grande que tenía una ventana por donde se asomaba y veía el cementerio de Pinos, pero como no había otros cementerios en los otros pueblos llevaban todos los cadáveres ahí.

Cuenta que no llevaban los muertos en ataúd sino llegaban los cadáveres sobre una carreta. Eso es lo que veía pasar ella, que en ese momento tenía cuatro años.

Recordó que la casa donde vivía estaba embrujada porque ahí había vivido un señor que mataba a sus esposas y tenía una pata de palo. En la noche oía como se acercaba este señor con el taconeo de la pata de palo, lo que le daba terror.

Cuando tenía siete años los papás la mandan a estudiar a un colegio de monjas en San Luis Potosí y ahí viene otro choque por toda la carga religiosa, lo que se refleja en todos sus cuentos.

Gracias a las monjas descubre lecturas de Cervantes, Quevedo, Sor Juana Inés, Santa Teresa, y empieza a escribir poesía mística. En 1950 publica su libro "Extraños sobre la luna", en 1954 "Perfil de soledades a la orilla del sueño" y en 1956 "El Huésped".

Posteriormente publica 32 cuentos en tres libros que son Tiempo Destrozado del 59, Música Concreta del 64 y Árboles Petrificados del 77, con el que gana el premio Xavier Villaurrutia de Escritores para Escritores.

Los temas principales de Amparo Dávila son el amor, la locura y la muerte. Ella misma ha dicho que en su familia ha habido muchos casos de locura, por lo que tenía contacto con ese tema, al igual que con la muerte cuando era chiquita.

Fue secretaria de Alfonso Reyes por muchos años y en 1958 se casó con Pedro Coronel con quien tuvo dos hijas, una de las cuales ya murió y la otra es con quien vive en San Jerónimo.

CDMx.- Con el fin de difundir la obra de la escritora mexicana Amparo Dávila se llevó a cabo un recorrido por las calles de Estocolmo, Reforma, Génova, Hamburgo y Niza, en la Zona Rosa, en la Ciudad de México, en el que se leyeron fragmentos y se habló de la vida y obra de la autora.

Correspondió a la escritora Cristina Liceaga, coordinadora y fundadora de la página Escritoras Mexicanas, leer fragmentos de los cuentos Estocolmo 3 y La Rueda, así como dar un poco de historia de esa parte de la capital del país.

Durante el recorrido Liceaga comentó la obra de la autora y pidió al público que la acompañaba que leyera diversos párrafos de sus cuentos, lo que permitió una mayor conexión y comprensión de la gente.

El primero de los cuentos fue el de Estocolmo 3 que habla de un departamento donde hay una niña fantasma y el otro fue sobre el Sanborns de Niza de los años 70, donde la protagonista sale de desayunar y le pasan cosas sobrenaturales.

Amparo nació en Pinos, Zacatecas en 1928, y el 21 de febrero cumplió 91 años. Fue muy enfermiza, vivió en su pueblo hasta los siete años y tuvo un hermano, que murió cuando tenía cinco años, por lo que ella se queda como hija única.

La mayor parte de su tiempo lo pasaba en casa, donde su papá tenía una biblioteca muy grande que tenía una ventana por donde se asomaba y veía el cementerio de Pinos, pero como no había otros cementerios en los otros pueblos llevaban todos los cadáveres ahí.

Cuenta que no llevaban los muertos en ataúd sino llegaban los cadáveres sobre una carreta. Eso es lo que veía pasar ella, que en ese momento tenía cuatro años.

Recordó que la casa donde vivía estaba embrujada porque ahí había vivido un señor que mataba a sus esposas y tenía una pata de palo. En la noche oía como se acercaba este señor con el taconeo de la pata de palo, lo que le daba terror.

Cuando tenía siete años los papás la mandan a estudiar a un colegio de monjas en San Luis Potosí y ahí viene otro choque por toda la carga religiosa, lo que se refleja en todos sus cuentos.

Gracias a las monjas descubre lecturas de Cervantes, Quevedo, Sor Juana Inés, Santa Teresa, y empieza a escribir poesía mística. En 1950 publica su libro "Extraños sobre la luna", en 1954 "Perfil de soledades a la orilla del sueño" y en 1956 "El Huésped".

Posteriormente publica 32 cuentos en tres libros que son Tiempo Destrozado del 59, Música Concreta del 64 y Árboles Petrificados del 77, con el que gana el premio Xavier Villaurrutia de Escritores para Escritores.

Los temas principales de Amparo Dávila son el amor, la locura y la muerte. Ella misma ha dicho que en su familia ha habido muchos casos de locura, por lo que tenía contacto con ese tema, al igual que con la muerte cuando era chiquita.

Fue secretaria de Alfonso Reyes por muchos años y en 1958 se casó con Pedro Coronel con quien tuvo dos hijas, una de las cuales ya murió y la otra es con quien vive en San Jerónimo.

Doble Vía

¿Los "penitentes" también serán extraterrestres?

Son picos helados que existen en el desierto de Chile y Plutón

Local

Evangelio 19 de julio 2019

Lectura y reflexión del evangelio del día en voz del obispo de Zacatecas

Salud

Abrazándote: Vínculo afectivo

Ayuda a ser adultos mental y emocionalmente sanos

Finanzas

Zacatecas podría perder hasta 560 mil kilos de durazno

La falta de lluvias ponen en riesgo 700 hectáreas de durazno

Municipios

Sindicalizados liberan vías férreas en Cañitas de Felipe Pescador

Integrantes del STFRM viajaron al lugar para liberar los furgones

Doble Vía

¿Los "penitentes" también serán extraterrestres?

Son picos helados que existen en el desierto de Chile y Plutón

Finanzas

Profeco sale al quite; restaurantes no deben exigirte propina

El organismo alertó a los consumidores a no permitir que en sus cuentas hagan cargos sin su autorización, lo cual es considerado como una práctica abusiva