/ jueves 2 de mayo de 2024

Orangután usa una planta medicinal para curarse una herida

Los investigadores descubrieron al orangután curarse la herida con una planta conocida por sus propiedades analgésica

En junio de 2022, un orangután macho de Sumatra llamado Rakus sufrió una herida en la cara por debajo del ojo derecho, al parecer durante una pelea con otro orangután macho en el centro de investigación Suaq Balimbing, una zona protegida de selva tropical en Indonesia.

Lo que hizo Rakus tres días después llamó realmente la atención de los científicos.

Los investigadores describieron el jueves cómo Rakus parecía curarse la herida con una planta conocida por sus propiedades analgésicas y cicatrizantes gracias a sus propiedades antibacterianas, antiinflamatorias, antifúngicas y antioxidantes.

Según la primatóloga y bióloga cognitiva Isabelle Laumer, del Instituto Max Planck de Comportamiento Animal (Alemania), el orangután masticó las hojas de la planta para producir un líquido que Rakus untó repetidamente en la herida y luego aplicó el material vegetal masticado directamente sobre la lesión, de forma muy parecida a los emplastos médicos.

Rakus también comió la planta, una enredadera perenne llamada comúnmente Akar Kuning -nombre científico Fibraurea tinctoria-, añadió Laumer, autora principal del estudio publicado en la revista Scientific Reports. Esta planta rara vez la comen los orangutanes de esta zona de bosques pantanosos de turba, hogar de unos 150 orangutanes de Sumatra en peligro crítico de extinción.

"Que sepamos, éste es el primer caso documentado de tratamiento activo de heridas con una especie vegetal con propiedades medicinales por parte de un animal salvaje", dijo la autora principal del estudio, Caroline Schuppli, bióloga evolutiva del instituto.

Rakus, que se cree que nació en 1989, es un macho con bridas, con grandes almohadillas en las mejillas a ambos lados de la cara, características sexuales secundarias masculinas. Rakus era uno de los machos dominantes de la zona.

Los investigadores dijeron que el autotratamiento de la herida del orangután no parecía casual.

"Su comportamiento parecía intencionado. Trató de forma selectiva la herida facial de su brida derecha con el jugo de la planta, y ninguna otra parte del cuerpo. El comportamiento se repitió varias veces, no sólo se aplicó jugo de plantas, sino más tarde también material vegetal más sólido, hasta que la herida quedó totalmente cubierta. Todo el proceso duró un tiempo considerable", explica Laumer.

La herida nunca mostró signos de infección y se cerró en cinco días, según los investigadores.

"La observación sugiere que las capacidades cognitivas necesarias para este comportamiento -el tratamiento activo de heridas con plantas- pueden ser tan antiguas como el último ancestro común de orangutanes y humanos", dijo Schuppli.

"Sin embargo, queda por investigar cuáles son exactamente estas capacidades cognitivas. Aunque esta observación demuestra que los orangutanes son capaces de tratar sus heridas con plantas, no sabemos hasta qué punto entienden el proceso".

El último antepasado común de orangutanes y humanos vivió hace unos 13 millones de años.

Los orangutanes son uno de los grandes simios del mundo -los parientes vivos más cercanos de los humanos- junto con los chimpancés, los bonobos y los gorilas. Los orangutanes son los menos emparentados con los humanos, pero comparten aproximadamente el 97% de nuestro ADN.

"Es posible que el tratamiento de heridas con Fibraurea tinctoria surja a través de la innovación individual accidental. Es posible que los individuos se toquen accidentalmente las heridas mientras se alimentan de Fibraurea tinctoria y apliquen así sin querer el jugo de la planta a sus heridas", dijo Laumer.

"Pero también puede ser", añadió Laumer, "que Rakus haya aprendido este comportamiento de otros orangutanes de su zona de nacimiento".

Esta planta, ampliamente distribuida por China, Indonesia, Malasia, Tailandia, Vietnam y otras partes del sudeste asiático, se utiliza en medicina tradicional para tratar afecciones como la malaria.

Orangután significa "persona del bosque" en las lenguas indonesia y malaya, y estos simios son el mamífero arborícola más grande del mundo. Los orangutanes, adaptados a vivir en los árboles, llevan una vida más solitaria que otros grandes simios, duermen y comen fruta en las copas de los árboles y se balancean de rama en rama.

"Los orangutanes tienen grandes capacidades cognitivas, sobre todo en el ámbito de la cognición física", explica Schuppli.

"Se sabe que son excelentes solucionadores de problemas. Los orangutanes salvajes adquieren sus habilidades mediante el aprendizaje social por observación, y éstas se transmiten de generación en generación. La población donde se hizo esta observación es conocida por su rico repertorio cultural, que incluye el uso de herramientas en diferentes contextos".

En junio de 2022, un orangután macho de Sumatra llamado Rakus sufrió una herida en la cara por debajo del ojo derecho, al parecer durante una pelea con otro orangután macho en el centro de investigación Suaq Balimbing, una zona protegida de selva tropical en Indonesia.

Lo que hizo Rakus tres días después llamó realmente la atención de los científicos.

Los investigadores describieron el jueves cómo Rakus parecía curarse la herida con una planta conocida por sus propiedades analgésicas y cicatrizantes gracias a sus propiedades antibacterianas, antiinflamatorias, antifúngicas y antioxidantes.

Según la primatóloga y bióloga cognitiva Isabelle Laumer, del Instituto Max Planck de Comportamiento Animal (Alemania), el orangután masticó las hojas de la planta para producir un líquido que Rakus untó repetidamente en la herida y luego aplicó el material vegetal masticado directamente sobre la lesión, de forma muy parecida a los emplastos médicos.

Rakus también comió la planta, una enredadera perenne llamada comúnmente Akar Kuning -nombre científico Fibraurea tinctoria-, añadió Laumer, autora principal del estudio publicado en la revista Scientific Reports. Esta planta rara vez la comen los orangutanes de esta zona de bosques pantanosos de turba, hogar de unos 150 orangutanes de Sumatra en peligro crítico de extinción.

"Que sepamos, éste es el primer caso documentado de tratamiento activo de heridas con una especie vegetal con propiedades medicinales por parte de un animal salvaje", dijo la autora principal del estudio, Caroline Schuppli, bióloga evolutiva del instituto.

Rakus, que se cree que nació en 1989, es un macho con bridas, con grandes almohadillas en las mejillas a ambos lados de la cara, características sexuales secundarias masculinas. Rakus era uno de los machos dominantes de la zona.

Los investigadores dijeron que el autotratamiento de la herida del orangután no parecía casual.

"Su comportamiento parecía intencionado. Trató de forma selectiva la herida facial de su brida derecha con el jugo de la planta, y ninguna otra parte del cuerpo. El comportamiento se repitió varias veces, no sólo se aplicó jugo de plantas, sino más tarde también material vegetal más sólido, hasta que la herida quedó totalmente cubierta. Todo el proceso duró un tiempo considerable", explica Laumer.

La herida nunca mostró signos de infección y se cerró en cinco días, según los investigadores.

"La observación sugiere que las capacidades cognitivas necesarias para este comportamiento -el tratamiento activo de heridas con plantas- pueden ser tan antiguas como el último ancestro común de orangutanes y humanos", dijo Schuppli.

"Sin embargo, queda por investigar cuáles son exactamente estas capacidades cognitivas. Aunque esta observación demuestra que los orangutanes son capaces de tratar sus heridas con plantas, no sabemos hasta qué punto entienden el proceso".

El último antepasado común de orangutanes y humanos vivió hace unos 13 millones de años.

Los orangutanes son uno de los grandes simios del mundo -los parientes vivos más cercanos de los humanos- junto con los chimpancés, los bonobos y los gorilas. Los orangutanes son los menos emparentados con los humanos, pero comparten aproximadamente el 97% de nuestro ADN.

"Es posible que el tratamiento de heridas con Fibraurea tinctoria surja a través de la innovación individual accidental. Es posible que los individuos se toquen accidentalmente las heridas mientras se alimentan de Fibraurea tinctoria y apliquen así sin querer el jugo de la planta a sus heridas", dijo Laumer.

"Pero también puede ser", añadió Laumer, "que Rakus haya aprendido este comportamiento de otros orangutanes de su zona de nacimiento".

Esta planta, ampliamente distribuida por China, Indonesia, Malasia, Tailandia, Vietnam y otras partes del sudeste asiático, se utiliza en medicina tradicional para tratar afecciones como la malaria.

Orangután significa "persona del bosque" en las lenguas indonesia y malaya, y estos simios son el mamífero arborícola más grande del mundo. Los orangutanes, adaptados a vivir en los árboles, llevan una vida más solitaria que otros grandes simios, duermen y comen fruta en las copas de los árboles y se balancean de rama en rama.

"Los orangutanes tienen grandes capacidades cognitivas, sobre todo en el ámbito de la cognición física", explica Schuppli.

"Se sabe que son excelentes solucionadores de problemas. Los orangutanes salvajes adquieren sus habilidades mediante el aprendizaje social por observación, y éstas se transmiten de generación en generación. La población donde se hizo esta observación es conocida por su rico repertorio cultural, que incluye el uso de herramientas en diferentes contextos".

Local

Claudia Sheinbaum reitera su apoyo al proyecto Milpillas

Se trata del mayor proyecto hídrico en la historia del estado, que abatiría el déficit de agua en el campo

Doble Vía

Hay nueva boleta de calificaciones, estos son los cambios

Los cambios son acorde a los principios de la Nueva Escuela Mexicana

Ciencia

Hallan fósil de dinosaurio de hace 230 millones de años

El hallazgo se dio en el municipio de Sao Joao do Polesine, Brasil

Local

Apagón de Microsoft retrasa vuelo en Zacatecas

Al menos dos bancos reportan fallas temporales