/ lunes 3 de septiembre de 2018

¿Carne de probeta? En peligro la actividad ganadera

Mosa Meat tiene previsto introducir su materia prima para hamburguesas a pequeña escala en 2021; cada porción costará unos 10 dólares

Unas pocas empresas están proyectando un futuro en el que la carne no provenga del sacrificio de animales sino de la multiplicación de células en el laboratorio, un plan plagado de obstáculos que por ahora suena más a ficción.

Una demostración del poder de la ciencia en ese campo llegó en 2013 cuando el holandés Mark Post presentó la primera hamburguesa artificial a partir de células madre de vacuno.

Ese experimento costó la friolera de 250 mil euros, aportados por el cofundador de Google Sergey Brin, uno más entre quienes se oponen al impacto que tiene la ganadería sobre el medio ambiente (responsable de un 15% de las emisiones de gases de efecto invernadero) y el bienestar animal.

Cinco años después, fuentes de Mosa Meat, la empresa impulsada por Post, afirman que el precio será de unos diez dólares por hamburguesa “cuando aumente la escala de la tecnología actual”.

Ese proceso tomará su tiempo, señalan las fuentes, que calculan que habrá que esperar entre cinco y siete años para lograr un producto competitivo en el mercado, y una década para que esté “ampliamente disponible”.

Su propuesta consiste en tomar las células del músculo de, por ejemplo, una vaca mediante una pequeña biopsia con anestesia y hacer que proliferen en el laboratorio como si estuvieran dentro del animal hasta lograr un nuevo tejido.

Los científicos han logrado una alternativa al suero bovino y añadir grasa, importante para dar gusto y sensación en la boca, si bien necesitan optimizarlo, según Mosa Meat, que tiene previsto introducir esa carne a pequeña escala en 2021.

No es la única iniciativa que busca desarrollar un nuevo modelo de producción para saciar la creciente demanda de carne a nivel mundial: la empresa SuperMeat está intentándolo en Israel y el proyecto Shojinmeat en Japón, entre otros.

En Estados Unidos destaca Memphis Meats, que lanzó en 2016 una albóndiga de “células cultivadas” y últimamente ha recibido financiación de los multimillonarios Bill Gates y Richard Branson, y las multinacionales del sector alimentario Cargill y Tyson.

Hay quien ve en el negocio un peligro para la actividad ganadera, por lo que puede parecer paradójico que algunas empresas cárnicas hayan mostrado interés en esa biotecnología.


Unas pocas empresas están proyectando un futuro en el que la carne no provenga del sacrificio de animales sino de la multiplicación de células en el laboratorio, un plan plagado de obstáculos que por ahora suena más a ficción.

Una demostración del poder de la ciencia en ese campo llegó en 2013 cuando el holandés Mark Post presentó la primera hamburguesa artificial a partir de células madre de vacuno.

Ese experimento costó la friolera de 250 mil euros, aportados por el cofundador de Google Sergey Brin, uno más entre quienes se oponen al impacto que tiene la ganadería sobre el medio ambiente (responsable de un 15% de las emisiones de gases de efecto invernadero) y el bienestar animal.

Cinco años después, fuentes de Mosa Meat, la empresa impulsada por Post, afirman que el precio será de unos diez dólares por hamburguesa “cuando aumente la escala de la tecnología actual”.

Ese proceso tomará su tiempo, señalan las fuentes, que calculan que habrá que esperar entre cinco y siete años para lograr un producto competitivo en el mercado, y una década para que esté “ampliamente disponible”.

Su propuesta consiste en tomar las células del músculo de, por ejemplo, una vaca mediante una pequeña biopsia con anestesia y hacer que proliferen en el laboratorio como si estuvieran dentro del animal hasta lograr un nuevo tejido.

Los científicos han logrado una alternativa al suero bovino y añadir grasa, importante para dar gusto y sensación en la boca, si bien necesitan optimizarlo, según Mosa Meat, que tiene previsto introducir esa carne a pequeña escala en 2021.

No es la única iniciativa que busca desarrollar un nuevo modelo de producción para saciar la creciente demanda de carne a nivel mundial: la empresa SuperMeat está intentándolo en Israel y el proyecto Shojinmeat en Japón, entre otros.

En Estados Unidos destaca Memphis Meats, que lanzó en 2016 una albóndiga de “células cultivadas” y últimamente ha recibido financiación de los multimillonarios Bill Gates y Richard Branson, y las multinacionales del sector alimentario Cargill y Tyson.

Hay quien ve en el negocio un peligro para la actividad ganadera, por lo que puede parecer paradójico que algunas empresas cárnicas hayan mostrado interés en esa biotecnología.


Local

¡Entérate! Estos son los requisitos para ser director o supervisor en educación básica en Zacatecas

La Secretaría de Educación del Estado dio a conocer la convocatoria para ocupar esas plazas

Cultura

Escuela de Iniciación Artística retomará actividades en febrero

La próxima semana se desarrollará una capacitación para poner en marcha

Celebridades

Laura Zapata celebra 104 años de su abuelita Eva

La actriz agradeció tenerla como su compañera de vida además de que muy poca gente logra llegar a esa edad

Política

Corte ordena a radio y TV distinguir entre información y opinión

De acuerdo con el Máximo Tribunal esto es debido a que los derechos de las audiencias no pueden estar ceñidos a códigos de ética emitidos por las empresas

Sociedad

[Video] Explota ducto de Pemex en Tabasco

La enorme cortina de humo se puede observar desde la carretera Villahermosa a Coatzacoalcos

Política

Fiscal de Morelos llama al trabajo en equipo y Cuauhtémoc Blanco lo rechaza en acto oficial

El momento se originó durante la inauguración de las oficinas de la Fiscalía de Delitos de Alto Impacto en Cuernavaca, donde