/ miércoles 15 de mayo de 2024

Las olas de calor

Científicos de diversos países y organizaciones internacionales como las Naciones Unidas han alertado sobre el incremento de la temperatura en el mundo y, por lo mismo, hablan de calentamiento global y cambio climático. Tal vez, como estos conceptos son científicos nos parecen lejanos. Sin embargo, los efectos del aumento del calor los resentimos cada vez más en nuestra vida diaria.

Las olas de calor que se han presentado en nuestro país y en diversas partes del mundo están afectando la vida diaria de las personas. En diversos estados se han registrado temperaturas por encima de los 40 grados centígrados y una sensación térmica de 50 grados. Debido a este calor extremo, en nuestro estado vecino San Luis Potosí, el Gobernador Ricardo Gallardo anunció que se modificarán los horarios en las escuelas a fin de evitar afectaciones a la salud de las y los estudiantes debido al golpe de calor; además, en la región de la Huasteca se prevé que las clases sean virtuales.

En la Ciudad de México se han registrado las temperaturas más altas de su historia al llegar a los 34.2 grados. En el caso particular de la capital del país, el problema se acentúa porque ha llovido poco y se han presentado escasas corrientes de viento. Así, el Sistema Cutzamala, el cual es uno de los sistemas que abastece de agua a la ciudad y al Valle de México, ha registrado niveles de almacenamiento bajo debido a la sequía. Para complicar la situación, las altas temperaturas y la falta de vientos ha provocado una mala calidad del aire y, como consecuencia, se ha activado el programa “Hoy no circula” en la ciudad de México. Con la ola de calor se presenta además lo que se conoce como las islas de calor urbana.

En Zacatecas la situación también es complicada. La sequía está azotando al estado: el 43.6% del territorio del estado se encuentra en sequía severa y el 31.9% en sequía extrema. Esta situación afecta al sector agropecuario y agrícola del estado. Las altas temperaturas también afectan la salud de las personas, tal es el caso del ascenso de los casos de diarrea infantil.

Estamos en un círculo vicioso perjudicial para nuestra salud: altas temperaturas – sequía – falta de agua - contaminación ambiental.

En el extremo opuesto a la sequía se encuentran las lluvias torrenciales e inundaciones. El estado de Rio Grande do Soul, al sur de Brasil, fue azotado por fuertes lluvias y desbordamiento de los principales ríos de dicho estado. Se estima que un millón de personas fueron afectadas por este fenómeno meteorológico extremo. Algunos meteorólogos explicaron que la ola de calor en la región central de Brasil es uno de los factores que explican las intensas lluvias.

El aumento de la temperatura, entonces, conduce tanto a sequías como a inundaciones. La reflexión es que tenemos que detener el calentamiento de nuestro planeta y eso lo podemos hacer con pequeñas acciones cotidianas.

Científicos de diversos países y organizaciones internacionales como las Naciones Unidas han alertado sobre el incremento de la temperatura en el mundo y, por lo mismo, hablan de calentamiento global y cambio climático. Tal vez, como estos conceptos son científicos nos parecen lejanos. Sin embargo, los efectos del aumento del calor los resentimos cada vez más en nuestra vida diaria.

Las olas de calor que se han presentado en nuestro país y en diversas partes del mundo están afectando la vida diaria de las personas. En diversos estados se han registrado temperaturas por encima de los 40 grados centígrados y una sensación térmica de 50 grados. Debido a este calor extremo, en nuestro estado vecino San Luis Potosí, el Gobernador Ricardo Gallardo anunció que se modificarán los horarios en las escuelas a fin de evitar afectaciones a la salud de las y los estudiantes debido al golpe de calor; además, en la región de la Huasteca se prevé que las clases sean virtuales.

En la Ciudad de México se han registrado las temperaturas más altas de su historia al llegar a los 34.2 grados. En el caso particular de la capital del país, el problema se acentúa porque ha llovido poco y se han presentado escasas corrientes de viento. Así, el Sistema Cutzamala, el cual es uno de los sistemas que abastece de agua a la ciudad y al Valle de México, ha registrado niveles de almacenamiento bajo debido a la sequía. Para complicar la situación, las altas temperaturas y la falta de vientos ha provocado una mala calidad del aire y, como consecuencia, se ha activado el programa “Hoy no circula” en la ciudad de México. Con la ola de calor se presenta además lo que se conoce como las islas de calor urbana.

En Zacatecas la situación también es complicada. La sequía está azotando al estado: el 43.6% del territorio del estado se encuentra en sequía severa y el 31.9% en sequía extrema. Esta situación afecta al sector agropecuario y agrícola del estado. Las altas temperaturas también afectan la salud de las personas, tal es el caso del ascenso de los casos de diarrea infantil.

Estamos en un círculo vicioso perjudicial para nuestra salud: altas temperaturas – sequía – falta de agua - contaminación ambiental.

En el extremo opuesto a la sequía se encuentran las lluvias torrenciales e inundaciones. El estado de Rio Grande do Soul, al sur de Brasil, fue azotado por fuertes lluvias y desbordamiento de los principales ríos de dicho estado. Se estima que un millón de personas fueron afectadas por este fenómeno meteorológico extremo. Algunos meteorólogos explicaron que la ola de calor en la región central de Brasil es uno de los factores que explican las intensas lluvias.

El aumento de la temperatura, entonces, conduce tanto a sequías como a inundaciones. La reflexión es que tenemos que detener el calentamiento de nuestro planeta y eso lo podemos hacer con pequeñas acciones cotidianas.

ÚLTIMASCOLUMNAS