/ miércoles 28 de febrero de 2024

¡Súmate al debate!

La semana pasada se inauguraron en la Cámara de Diputados los Foros de Diálogo Nacional en los que se escucharán a diversas voces y se analizarán las diferentes iniciativas de reformas agrupadas en los ejes temáticos de libertad, bienestar, justicia y democracia. Como en el análisis de reformas anteriores, las y los integrantes de la Junta de Coordinación Política acordamos abrir un debate amplio, transparente, plural y participativo a fin de analizar las diferentes iniciativas de ley que están pendientes de discutirse en la Cámara de Diputados.

En la Cámara de Diputados y en el Senado de la República se desarrollará un trabajo legislativo intenso, un análisis minucioso de las iniciativas de ley, un debate vibrante y una escucha activa justo en el último periodo ordinario de sesiones de esta LXV Legislatura. Si bien esta es nuestra responsabilidad y tarea como legisladores, vale la pena recordar que el Congreso de la Unión simplemente desaparecía en la víspera y evolución de la campaña para elegir al Presidente de la República y a los senadores y a los diputados federales. En las reglas no escritas del sistema político mexicano, la legislatura prácticamente concluía con la aprobación del último paquete económico que ejercería el titular del Ejecutivo Federal, esto es, el mes de noviembre anterior al año de la elección presidencial. Después de esta fecha, los legisladores se metían de lleno al trabajo electoral y se olvidaban de la tarea legislativa.

Hoy, en plenas campañas electorales, el debate estará centrado en el Congreso de la Unión. Los legisladores entraremos en el tema electoral pero desde la fortaleza del Poder Legislativo, desde la esencia misma del parlamento que es parlar, hablar, debatir y escuchar. No se abandona lo legislativo para irse a una elección; al contrario, el Poder Legislativo marcará el ritmo y el contenido de la agenda política y de la agenda electoral. Con esto se empoderará y se beneficiará a las y los ciudadanos que irán a las urnas. Este es un cambio tremendo.

Por eso es muy importante que millones de mexicanos se sumen a este debate nacional y participen porque así podrán estar informados qué alianza y qué partidos políticos están a favor o en contra de pensiones dignas o de incrementar constantemente el salario mínimo o de un sistema de vivienda para los trabajadores o de una reforma judicial o para ponerlo en términos más simples, distinguir los proyectos de gobierno que buscan dar solución a sus problemas cotidianos. El debate y el análisis será tanto de las iniciativas presentadas por los legisladores como de las enviadas por el Presidente de la República.

A partir de este debate, las y los ciudadanos podrán premiar o castigar a la alianza o a los partidos políticos con los que se identifican o no se identifican y más importante todavía, los que cumplieron o no cumplieron sus propuestas.

Este es el círculo virtuoso de la democracia.

La semana pasada se inauguraron en la Cámara de Diputados los Foros de Diálogo Nacional en los que se escucharán a diversas voces y se analizarán las diferentes iniciativas de reformas agrupadas en los ejes temáticos de libertad, bienestar, justicia y democracia. Como en el análisis de reformas anteriores, las y los integrantes de la Junta de Coordinación Política acordamos abrir un debate amplio, transparente, plural y participativo a fin de analizar las diferentes iniciativas de ley que están pendientes de discutirse en la Cámara de Diputados.

En la Cámara de Diputados y en el Senado de la República se desarrollará un trabajo legislativo intenso, un análisis minucioso de las iniciativas de ley, un debate vibrante y una escucha activa justo en el último periodo ordinario de sesiones de esta LXV Legislatura. Si bien esta es nuestra responsabilidad y tarea como legisladores, vale la pena recordar que el Congreso de la Unión simplemente desaparecía en la víspera y evolución de la campaña para elegir al Presidente de la República y a los senadores y a los diputados federales. En las reglas no escritas del sistema político mexicano, la legislatura prácticamente concluía con la aprobación del último paquete económico que ejercería el titular del Ejecutivo Federal, esto es, el mes de noviembre anterior al año de la elección presidencial. Después de esta fecha, los legisladores se metían de lleno al trabajo electoral y se olvidaban de la tarea legislativa.

Hoy, en plenas campañas electorales, el debate estará centrado en el Congreso de la Unión. Los legisladores entraremos en el tema electoral pero desde la fortaleza del Poder Legislativo, desde la esencia misma del parlamento que es parlar, hablar, debatir y escuchar. No se abandona lo legislativo para irse a una elección; al contrario, el Poder Legislativo marcará el ritmo y el contenido de la agenda política y de la agenda electoral. Con esto se empoderará y se beneficiará a las y los ciudadanos que irán a las urnas. Este es un cambio tremendo.

Por eso es muy importante que millones de mexicanos se sumen a este debate nacional y participen porque así podrán estar informados qué alianza y qué partidos políticos están a favor o en contra de pensiones dignas o de incrementar constantemente el salario mínimo o de un sistema de vivienda para los trabajadores o de una reforma judicial o para ponerlo en términos más simples, distinguir los proyectos de gobierno que buscan dar solución a sus problemas cotidianos. El debate y el análisis será tanto de las iniciativas presentadas por los legisladores como de las enviadas por el Presidente de la República.

A partir de este debate, las y los ciudadanos podrán premiar o castigar a la alianza o a los partidos políticos con los que se identifican o no se identifican y más importante todavía, los que cumplieron o no cumplieron sus propuestas.

Este es el círculo virtuoso de la democracia.

ÚLTIMASCOLUMNAS