/ lunes 16 de abril de 2018

El discurso del que no convence en 2018

El pasado viernes 13 de abril del año 2018, el presidente EPN participa en la octava Cumbre de las Américas a desarrollarse en Lima Perú el sábado 14, domingo 15 de abril, y como siempre, defendió lo indefendible con un discurso que a nadie convence en estos momentos de lucha política.

En un foro empresarial al que fue invitado EPN en la capital peruana como preámbulo para la Cumbre de las Américas, como es natural, defendió sin dar mayores datos, que el estado intervencionista es un modelo fracasado que ocasiona crisis económicas permanentes y sobreendeudamiento.

En el mismo tono de su intervención, manifestó que el estado mexicano dejó de depender del ingreso petrolero, privilegiando ahora la llegada en masa de empresas extranjeras que explotan abiertamente el subsuelo mexicano.

Asimismo presumió la generación de empleos en su mandato que está por concluir, argumentando que es un record no tenido en sexenios anteriores. Sin embargo en ningún momento de su intervención ante la cúpula empresarial latinoamericana dejó entrever que esa presumida cantidad de empleos es de los más mal pagados de América.

Sigue insistiendo en que el estado intervencionista en la economía es un absoluto fracaso que debe en lo inmediato evitarse en México, tal parece que el presidente mexicano no ha leído aspectos relevantes del nacionalismo revolucionario mexicano que en sus mejores momentos de la mano del estado aumentaba en un promedio del 5% anual el crecimiento de la economía reflejada en el PIB.

Ese mismo esquema donde el estado intervenía en las actividades económicas permitía exportar granos básicos, pero lo más importante, el modelo del estado intervencionista generaba internamente los productos agrícolas que consumía la sociedad mexicana, hoy se vive un secular atraso en las actividades agrícolas con programas parchados que no solucionan la problemática del agro en México.

En lo que va del año 2018, la economía mexicana sigue creciendo en promedio al 2.2% anual, que al compararla con la época el estado intervencionista el resultado estaba por arriba del 5% anual, saquen estimados lectores sus conclusiones.

En el mismo sentido, se habla de que en la época del modelo económico basado en el nacionalismo mexicano, el estado se endeudaba demasiado, pero no habló para nada el presidente EPN de los 10.6 billones de pesos de deuda pública que tiene su actual administración, tampoco se refirió en ningún momento de su intervención del pasado viernes 13 de abril en Lima de los índices delincuenciales de alto impacto que siguen lacerando a la sociedad en México.

Para EPN, el país exporta manufacturas complejas, tiene mano de obra calificada y genera productos que compiten en el mundo, sin argumentar que las exportaciones no generan valor agregado para la economía mexicana, la calificación de los trabajadores es pagada por las empresas con salarios bajísimos y los productos que compiten en el mundo no son elaborados con insumos provenientes del interior, son realizados con materias primas provenientes de los países extranjeros.

Todo lo manifestado por EPN se puede resumir en palabras textuales de que haya más empleos, crecimiento económico y oportunidades para la sociedad. Discurso que cae por su propio peso, México vive con empleos muy mal remunerados, el crecimiento es mediocre y las oportunidades para la sociedad no llegan.

El endeudamiento de México está al alza, no se para, máxime que será el último año de su administración y dejará un enorme boquete en las finanzas públicas que puede llegar según las últimas previsiones hasta los 12 billones de pesos, una cantidad que rebasa el 50% del PIB.

El futuro promisorio que espera a los mexicanos a partir de los resultados del modelo económico implementado hasta el momento, es para EPN el mejor, a pesar de la dependencia creciente del exterior hasta para alimentar a los mexicanos en granos básicos.

En fin, el discurso para defender lo indefendible parece que no convence a nadie en México, menos en el exterior, ha pasado para EPN el mexican moment.

Quisiera por último referirme en este espacio al fracaso del equipo profesional de basquetbol Mineros de Zacatecas, el cual fue eliminado en la primera ronda de play offs por parte de los aguacateros de Morelia, la justificación de siempre que tienen los perdedores, jugamos como nunca y perdimos en los últimos 7 segundos. El consuelo manifestado por algunos jugadores fue que pondrán más atención en el próximo campeonato, ya ganamos experiencia, vaya respuesta.

El pasado viernes 13 de abril del año 2018, el presidente EPN participa en la octava Cumbre de las Américas a desarrollarse en Lima Perú el sábado 14, domingo 15 de abril, y como siempre, defendió lo indefendible con un discurso que a nadie convence en estos momentos de lucha política.

En un foro empresarial al que fue invitado EPN en la capital peruana como preámbulo para la Cumbre de las Américas, como es natural, defendió sin dar mayores datos, que el estado intervencionista es un modelo fracasado que ocasiona crisis económicas permanentes y sobreendeudamiento.

En el mismo tono de su intervención, manifestó que el estado mexicano dejó de depender del ingreso petrolero, privilegiando ahora la llegada en masa de empresas extranjeras que explotan abiertamente el subsuelo mexicano.

Asimismo presumió la generación de empleos en su mandato que está por concluir, argumentando que es un record no tenido en sexenios anteriores. Sin embargo en ningún momento de su intervención ante la cúpula empresarial latinoamericana dejó entrever que esa presumida cantidad de empleos es de los más mal pagados de América.

Sigue insistiendo en que el estado intervencionista en la economía es un absoluto fracaso que debe en lo inmediato evitarse en México, tal parece que el presidente mexicano no ha leído aspectos relevantes del nacionalismo revolucionario mexicano que en sus mejores momentos de la mano del estado aumentaba en un promedio del 5% anual el crecimiento de la economía reflejada en el PIB.

Ese mismo esquema donde el estado intervenía en las actividades económicas permitía exportar granos básicos, pero lo más importante, el modelo del estado intervencionista generaba internamente los productos agrícolas que consumía la sociedad mexicana, hoy se vive un secular atraso en las actividades agrícolas con programas parchados que no solucionan la problemática del agro en México.

En lo que va del año 2018, la economía mexicana sigue creciendo en promedio al 2.2% anual, que al compararla con la época el estado intervencionista el resultado estaba por arriba del 5% anual, saquen estimados lectores sus conclusiones.

En el mismo sentido, se habla de que en la época del modelo económico basado en el nacionalismo mexicano, el estado se endeudaba demasiado, pero no habló para nada el presidente EPN de los 10.6 billones de pesos de deuda pública que tiene su actual administración, tampoco se refirió en ningún momento de su intervención del pasado viernes 13 de abril en Lima de los índices delincuenciales de alto impacto que siguen lacerando a la sociedad en México.

Para EPN, el país exporta manufacturas complejas, tiene mano de obra calificada y genera productos que compiten en el mundo, sin argumentar que las exportaciones no generan valor agregado para la economía mexicana, la calificación de los trabajadores es pagada por las empresas con salarios bajísimos y los productos que compiten en el mundo no son elaborados con insumos provenientes del interior, son realizados con materias primas provenientes de los países extranjeros.

Todo lo manifestado por EPN se puede resumir en palabras textuales de que haya más empleos, crecimiento económico y oportunidades para la sociedad. Discurso que cae por su propio peso, México vive con empleos muy mal remunerados, el crecimiento es mediocre y las oportunidades para la sociedad no llegan.

El endeudamiento de México está al alza, no se para, máxime que será el último año de su administración y dejará un enorme boquete en las finanzas públicas que puede llegar según las últimas previsiones hasta los 12 billones de pesos, una cantidad que rebasa el 50% del PIB.

El futuro promisorio que espera a los mexicanos a partir de los resultados del modelo económico implementado hasta el momento, es para EPN el mejor, a pesar de la dependencia creciente del exterior hasta para alimentar a los mexicanos en granos básicos.

En fin, el discurso para defender lo indefendible parece que no convence a nadie en México, menos en el exterior, ha pasado para EPN el mexican moment.

Quisiera por último referirme en este espacio al fracaso del equipo profesional de basquetbol Mineros de Zacatecas, el cual fue eliminado en la primera ronda de play offs por parte de los aguacateros de Morelia, la justificación de siempre que tienen los perdedores, jugamos como nunca y perdimos en los últimos 7 segundos. El consuelo manifestado por algunos jugadores fue que pondrán más atención en el próximo campeonato, ya ganamos experiencia, vaya respuesta.

miércoles 15 de agosto de 2018

Las autopistas en México

lunes 30 de julio de 2018

El inolvidable mes de julio del 2018

lunes 16 de julio de 2018

La final del futbol mundial 2018

lunes 09 de julio de 2018

Las elecciones y lecciones del 2018

lunes 18 de junio de 2018

Elecciones y futbol en México

lunes 11 de junio de 2018

La Selección Mexicana de Futbol 2018

lunes 04 de junio de 2018

Se acaba el TLC con USA en el 2018

lunes 28 de mayo de 2018

Después del segundo debate 2018

lunes 21 de mayo de 2018

El precio de los hidrocarburos 2018

Cargar Más