/ miércoles 30 de enero de 2019

El negocio de los 92 millones de dólares

En días pasados tres Secretarios de Estado acompañados de varios funcionarios públicos realizaron un viaje a la ciudad de Nueva York para comprar autotanques que apoyen en la logística de reparto del combustible en México. No es necesario recordar lo que está pasando en México en el tema del combate al huachicoleo.

Marcelo Ebrard, Secretario de Relaciones Exteriores, Irma Eréndira Sandoval, Secretaria de la Función Pública y Graciela Márquez, Secretaria de Economía encabezaron la comitiva. El objetivo era comprar de manera inmediata autotanques. Se fueron a Estados Unidos porque en México no encontraron quien pudiera surtir de manera inmediata las unidades, según palabras del mismo presidente de la República. El Gobierno de México tuvo una reunión con la Cámara Nacional del Autotransporte de Carga (CANACAR) y obtuvo una negativa por parte de los empresarios.

Debemos precisar que la CANACAR es un organismo público especializado en la prestación de servicios a los autotransportistas de carga, no así para la fabricación de este tipo de vehículos. El presidente de la República y/o sus funcionarios no recibieron buenos consejos y nunca consultaron a las Cámaras Industriales, entre ellas a la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (CANACINTRA) quienes se dedican precisamente a ello, industrializar materias primas que se convierten en productos de mercado, como, por ejemplo, autotanques para el traslado de hidrocarburos.

Según el artículo 4 de la Ley de Cámaras Empresariales y sus confederaciones “Las Cámaras y sus Confederaciones son instituciones de interés público…; Son órganos de consulta y colaboración del Estado. El Gobierno deberá consultarlas en todos aquellos asuntos vinculados con las actividades que representan.” Debo decir también que no es la primera vez que un Gobierno pasa por alto este artículo. Las Cámaras empresariales no son consultadas si no levantan la voz.

Afortunadamente la CANACINTRA alzó la voz y envió una carta al presidente de la República para decirle que existen en el país 30 empresas dedicadas a la fabricación de autotanques. La misiva establece la capacidad de las empresas y explica la importancia que pudo tener una compra de más de 2024 millones de pesos que se realizo sin licitación pública de por medio. Imaginen la derrama que pudo generarse en México con esta cantidad de dinero, los empleos conservados y generados, los materiales que se pudieron comprar a proveedores y que se pudieron quedar en la industria nacional.

Hasta el momento se compraron 671 pipas de las 707 que se pretenden tener. No hablemos ya de una compra sin licitación, no hablemos ya de el Gobierno Federal tuvo que viajar para buscar empresas, no hablemos ya de que el dinero no se quedo en México, no hablemos ya del malinchismo que sigue presente en México. Esperemos que la carta que envió la CANACINTRA surta efecto y pueda generar riqueza en México.

El Gobierno Federal, Estatal o Municipal pueden convertirse en palanca de desarrollo al comprar a las empresas mexicanas, principalmente a las pequeñas y medianas. Las compras de Gobierno pueden impactar de manera positiva en el mercado, solo falta que los tomadores de decisión digan que si confían en México. No olviden enviar sus comentarios al correo joshua@hasit.com.mx o seguirme a través de Twitter como @JoshJasso. Nos vemos la próxima semana.

En días pasados tres Secretarios de Estado acompañados de varios funcionarios públicos realizaron un viaje a la ciudad de Nueva York para comprar autotanques que apoyen en la logística de reparto del combustible en México. No es necesario recordar lo que está pasando en México en el tema del combate al huachicoleo.

Marcelo Ebrard, Secretario de Relaciones Exteriores, Irma Eréndira Sandoval, Secretaria de la Función Pública y Graciela Márquez, Secretaria de Economía encabezaron la comitiva. El objetivo era comprar de manera inmediata autotanques. Se fueron a Estados Unidos porque en México no encontraron quien pudiera surtir de manera inmediata las unidades, según palabras del mismo presidente de la República. El Gobierno de México tuvo una reunión con la Cámara Nacional del Autotransporte de Carga (CANACAR) y obtuvo una negativa por parte de los empresarios.

Debemos precisar que la CANACAR es un organismo público especializado en la prestación de servicios a los autotransportistas de carga, no así para la fabricación de este tipo de vehículos. El presidente de la República y/o sus funcionarios no recibieron buenos consejos y nunca consultaron a las Cámaras Industriales, entre ellas a la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (CANACINTRA) quienes se dedican precisamente a ello, industrializar materias primas que se convierten en productos de mercado, como, por ejemplo, autotanques para el traslado de hidrocarburos.

Según el artículo 4 de la Ley de Cámaras Empresariales y sus confederaciones “Las Cámaras y sus Confederaciones son instituciones de interés público…; Son órganos de consulta y colaboración del Estado. El Gobierno deberá consultarlas en todos aquellos asuntos vinculados con las actividades que representan.” Debo decir también que no es la primera vez que un Gobierno pasa por alto este artículo. Las Cámaras empresariales no son consultadas si no levantan la voz.

Afortunadamente la CANACINTRA alzó la voz y envió una carta al presidente de la República para decirle que existen en el país 30 empresas dedicadas a la fabricación de autotanques. La misiva establece la capacidad de las empresas y explica la importancia que pudo tener una compra de más de 2024 millones de pesos que se realizo sin licitación pública de por medio. Imaginen la derrama que pudo generarse en México con esta cantidad de dinero, los empleos conservados y generados, los materiales que se pudieron comprar a proveedores y que se pudieron quedar en la industria nacional.

Hasta el momento se compraron 671 pipas de las 707 que se pretenden tener. No hablemos ya de una compra sin licitación, no hablemos ya de el Gobierno Federal tuvo que viajar para buscar empresas, no hablemos ya de que el dinero no se quedo en México, no hablemos ya del malinchismo que sigue presente en México. Esperemos que la carta que envió la CANACINTRA surta efecto y pueda generar riqueza en México.

El Gobierno Federal, Estatal o Municipal pueden convertirse en palanca de desarrollo al comprar a las empresas mexicanas, principalmente a las pequeñas y medianas. Las compras de Gobierno pueden impactar de manera positiva en el mercado, solo falta que los tomadores de decisión digan que si confían en México. No olviden enviar sus comentarios al correo joshua@hasit.com.mx o seguirme a través de Twitter como @JoshJasso. Nos vemos la próxima semana.

lunes 29 de abril de 2019

MAR

lunes 01 de abril de 2019

Zacatecas sin drogas

domingo 24 de marzo de 2019

Llamada de atención

martes 19 de marzo de 2019

Compras a modo

miércoles 06 de marzo de 2019

Bocones

martes 05 de febrero de 2019

Tecnología en la vida diaria

miércoles 30 de enero de 2019

El negocio de los 92 millones de dólares

sábado 19 de enero de 2019

Democratización tecnológica

sábado 12 de enero de 2019

Cuenta regresiva

Cargar Más