/ lunes 29 de abril de 2019

MAR

MAR se convirtió en el signo distintivo del sexenio pasado, las siglas del Ex Gobernador de Zacatecas, Miguel Alonso Reyes se convirtieron en el distintivo de mayor circulación en el Estado de Zacatecas. Un personaje de carácter reacio, impositivo, y con un ego del tamaño del mundo fue el responsable de uno de los episodios de la historia de Zacatecas.

Miguel Alonso se caracterizó por demostrar una y otra vez quién era el Gobernador, una persona que llevó al máximo los protocolos y que tuvo como distintivo la gran influencia de la familia cercana en la toma de decisiones Gubernamentales así como el tráfico de influencias en las distintas dependencias del Gobierno Estatal.

Pocas personas nos atrevimos a levantar la voz y señalar los errores o excesos de Miguel Alonso. El Gobernador siempre tuvo mano dura para aplacar a los que levantaban la voz. Sin embargo, podemos constatar los errores y caprichos cometidos en ese sexenio. El día de ayer se recibió la noticia que por unanimidad el Senado Mexicano pide que se turne el expediente de denuncias a la recién constituida Fiscalía General de la República.

Podrá decirse que es una lucha partidista, pero creo que de fondo hay muchas cosas que deben investigarse y comprobarse. Sin ahondar mucho en el tema quiero recordar estimado lector algunos de los excesos del anterior Gobierno. Tenemos el Centro Cultural Toma de Zacatecas, un recinto en el que se gastaron más de 387 millones de pesos, que fue inaugurado el último día del sexenio de Miguel Alonso por el tenor Fernando de la Mora, no esta demás decir que no hay equipo de sonido, no hay elevadores, no se termino el cableado de voz y datos, y se estima que se requiere una inversión superior a los 280 millones de pesos para poder terminarlo.

Tenemos la última parte del Parque Arroyo de la Plata en donde se construyo un Teatro al aire libre, se erigieron dos puentes peatonales que no tienen uso alguno y que son parte del proyecto del Parque Temático Militar, una inversión de más de 150 millones de pesos. Hasta el momento no recuerdo un evento importante que aproveche estas instalaciones. Las obras inconclusas de la Alameda Hidalgo, la destrucción de la Plaza de Armas, las Glorietas de la muerte, los moches solicitados por Juan Diezmo, los negocios familiares, los negocios de los colaboradores.

No olvidemos la majestuosidad del Rancho que compro MAR en el municipio de Malpaso, Zacatecas. Un Rancho que se erigió en poco tiempo, con acabados de lujo y que incluso utilizo maquinaria de Gobierno para su conclusión. La remodelación de la Casa Bellagio de Zacatecas y el sin número de personas que atendían la casa de nuestro flamante Gobernador. En fin, el expediente debe ser largo, muy largo.

Ojalá que más allá del asunto entre fuerzas políticas se pueda llevar a cabo una investigación que castigue los excesos o los posibles actos de corrupción. Pero también creo que en México debemos castigar la omisión o el despilfarro de dinero. Las obras que se convierten en elefantes blancos y que no sirven para nada, más que para obtener moches de ellas. El ego, la personalidad desafiante y la imposición fueron características de esta triste historia. Esperemos el desenlace de esta telenovela de la política Zacatecana. No olviden enviar sus comentarios al correo joshua@has-it.com.mx o seguirme a través de Twitter como @JoshJasso. Nos vemos la próxima.

MAR se convirtió en el signo distintivo del sexenio pasado, las siglas del Ex Gobernador de Zacatecas, Miguel Alonso Reyes se convirtieron en el distintivo de mayor circulación en el Estado de Zacatecas. Un personaje de carácter reacio, impositivo, y con un ego del tamaño del mundo fue el responsable de uno de los episodios de la historia de Zacatecas.

Miguel Alonso se caracterizó por demostrar una y otra vez quién era el Gobernador, una persona que llevó al máximo los protocolos y que tuvo como distintivo la gran influencia de la familia cercana en la toma de decisiones Gubernamentales así como el tráfico de influencias en las distintas dependencias del Gobierno Estatal.

Pocas personas nos atrevimos a levantar la voz y señalar los errores o excesos de Miguel Alonso. El Gobernador siempre tuvo mano dura para aplacar a los que levantaban la voz. Sin embargo, podemos constatar los errores y caprichos cometidos en ese sexenio. El día de ayer se recibió la noticia que por unanimidad el Senado Mexicano pide que se turne el expediente de denuncias a la recién constituida Fiscalía General de la República.

Podrá decirse que es una lucha partidista, pero creo que de fondo hay muchas cosas que deben investigarse y comprobarse. Sin ahondar mucho en el tema quiero recordar estimado lector algunos de los excesos del anterior Gobierno. Tenemos el Centro Cultural Toma de Zacatecas, un recinto en el que se gastaron más de 387 millones de pesos, que fue inaugurado el último día del sexenio de Miguel Alonso por el tenor Fernando de la Mora, no esta demás decir que no hay equipo de sonido, no hay elevadores, no se termino el cableado de voz y datos, y se estima que se requiere una inversión superior a los 280 millones de pesos para poder terminarlo.

Tenemos la última parte del Parque Arroyo de la Plata en donde se construyo un Teatro al aire libre, se erigieron dos puentes peatonales que no tienen uso alguno y que son parte del proyecto del Parque Temático Militar, una inversión de más de 150 millones de pesos. Hasta el momento no recuerdo un evento importante que aproveche estas instalaciones. Las obras inconclusas de la Alameda Hidalgo, la destrucción de la Plaza de Armas, las Glorietas de la muerte, los moches solicitados por Juan Diezmo, los negocios familiares, los negocios de los colaboradores.

No olvidemos la majestuosidad del Rancho que compro MAR en el municipio de Malpaso, Zacatecas. Un Rancho que se erigió en poco tiempo, con acabados de lujo y que incluso utilizo maquinaria de Gobierno para su conclusión. La remodelación de la Casa Bellagio de Zacatecas y el sin número de personas que atendían la casa de nuestro flamante Gobernador. En fin, el expediente debe ser largo, muy largo.

Ojalá que más allá del asunto entre fuerzas políticas se pueda llevar a cabo una investigación que castigue los excesos o los posibles actos de corrupción. Pero también creo que en México debemos castigar la omisión o el despilfarro de dinero. Las obras que se convierten en elefantes blancos y que no sirven para nada, más que para obtener moches de ellas. El ego, la personalidad desafiante y la imposición fueron características de esta triste historia. Esperemos el desenlace de esta telenovela de la política Zacatecana. No olviden enviar sus comentarios al correo joshua@has-it.com.mx o seguirme a través de Twitter como @JoshJasso. Nos vemos la próxima.

lunes 29 de abril de 2019

MAR

lunes 01 de abril de 2019

Zacatecas sin drogas

domingo 24 de marzo de 2019

Llamada de atención

martes 19 de marzo de 2019

Compras a modo

miércoles 06 de marzo de 2019

Bocones

martes 05 de febrero de 2019

Tecnología en la vida diaria

miércoles 30 de enero de 2019

El negocio de los 92 millones de dólares

sábado 19 de enero de 2019

Democratización tecnológica

sábado 12 de enero de 2019

Cuenta regresiva

Cargar Más