/ jueves 7 de marzo de 2019

Entre las cuerdas

Buena impresión y buen sabor de boca dejó el pasado acontecimiento boxístico realizado en Fresnillo Zacatecas, es de esperar que se continúe promoviendo de esa manera el deporte, pero sin olvidar que se tiene que atender las bases de donde surgen todos esos peleadores estelares. Y que nuestras autoridades deportivas se preparen mucho más para poder enfrentar los retos que en la actualidad les son impuestos por el mismo desarrollo deportivo. Se requiere una mayor preparación y conocimientos para desempeñar el trabajo de una mejor manera y así obtener los resultados que necesitan nuestros niños para su desarrollo integral.

A propósito del día del niño que se celebrara dentro de dos meses, el 30 de abril, y esperando sean agasajados realmente como merecen los chiquitines, ya que últimamente son acosados con muchas promesas de cambio sobre sus estilos de vida, pensando en proporcionarles una mejor calidad de vida, quitándoles tiempo de ocio al imponerles una mayor y mejor planeada actividad física para combatir el sobrepeso infantil que aqueja a nuestra población mexicana, tanto infantil como adulta. Además de retirarles de su alcance la comida chatarra que es tan solicitada en todas las cafeterías y cooperativas escolares.

Y para todo ello que mejor que la opción de practicar un deporte como el boxeo amateur.

La práctica del boxeo en edades infantiles se realiza basada en un proceso con principios, reglas metodológicas y científicas tomando en cuenta los procesos de adaptación orgánica de los pequeños con valores pedagógicos durante todo el proceso de entrenamiento, de una manera segura.

El boxeo es una disciplina de iniciación temprana a la cual los infantes pueden ingresar sin peligro alguno y con la energía que les caracteriza pueden enfrentar fácilmente esta etapa que les puede servir durante el resto de su vida, sobretodo en la etapa formativa. Con motivo de la celebración de este día, recuerdo un poema que describe fielmente a los niños.

¿Qué es un niño?

Los niños vienen en tamaños, pesos y colores surtidos, se les encuentra dondequiera, encima, debajo, fuera, trepando, corriendo, saltando.

Las mamás los adoran, las niñitas los odian, las hermanas y los hermanos mayores los toleran, los adultos los desconocen y el cielo los protege.

Un niño es la verdad con la cara sucia, la sabiduría con el pelo desgreñado, la esperanza con una rana en el bolsillo.

Un niño tiene el apetito de un caballo, la digestión de un traga espadas, la energía de una bomba atómica, la curiosidad de un gato, los pulmones de un dictador, la imaginación de Julio Verne, la timidez de una avioneta, la audacia de una trampa de acero y el entusiasmo de una chinampina.

Le encantan los dulces, las navajas, las sierras, la navidad, los libros con láminas, el campo, el agua (en su estado natural), los animales grandes, papá, los trenes, los domingos, los carros de bomberos.

Le desagradan las visitas, la doctrina, la escuela, los libros sin láminas, las lecciones de música, las corbatas, los peluqueros, las niñas, los adultos y la hora de acostarse.

Nadie más se levanta tan temprano y se sienta a comer tan tarde, nadie más puede embutirse en el bolsillo un cortaplumas oxidado, una fruta mordida, medio metro de cordel, dos caramelos, seis centavos, una onda, un trozo de sustancia desconocida y un auténtico anillo supersónico con un compartimento secreto.

Un niño es una criatura mágica, usted puede cerrarle la puerta del cuarto donde guarda sus herramientas pero No la puerta de su corazón, puede echarlo de su estudio, pero no echarlo de su mente.

Todo poderío suyo se rinde ante él, él es su amo, su jefe, su carcelero, un manojito de ruido con la cara sucia, pero cuando usted llega a su casa por la noche con sus esperanzas y su ambición hechas pedazos, él puede remediarlo todo con dos mágicas palabras: Hola Papito.

Buena impresión y buen sabor de boca dejó el pasado acontecimiento boxístico realizado en Fresnillo Zacatecas, es de esperar que se continúe promoviendo de esa manera el deporte, pero sin olvidar que se tiene que atender las bases de donde surgen todos esos peleadores estelares. Y que nuestras autoridades deportivas se preparen mucho más para poder enfrentar los retos que en la actualidad les son impuestos por el mismo desarrollo deportivo. Se requiere una mayor preparación y conocimientos para desempeñar el trabajo de una mejor manera y así obtener los resultados que necesitan nuestros niños para su desarrollo integral.

A propósito del día del niño que se celebrara dentro de dos meses, el 30 de abril, y esperando sean agasajados realmente como merecen los chiquitines, ya que últimamente son acosados con muchas promesas de cambio sobre sus estilos de vida, pensando en proporcionarles una mejor calidad de vida, quitándoles tiempo de ocio al imponerles una mayor y mejor planeada actividad física para combatir el sobrepeso infantil que aqueja a nuestra población mexicana, tanto infantil como adulta. Además de retirarles de su alcance la comida chatarra que es tan solicitada en todas las cafeterías y cooperativas escolares.

Y para todo ello que mejor que la opción de practicar un deporte como el boxeo amateur.

La práctica del boxeo en edades infantiles se realiza basada en un proceso con principios, reglas metodológicas y científicas tomando en cuenta los procesos de adaptación orgánica de los pequeños con valores pedagógicos durante todo el proceso de entrenamiento, de una manera segura.

El boxeo es una disciplina de iniciación temprana a la cual los infantes pueden ingresar sin peligro alguno y con la energía que les caracteriza pueden enfrentar fácilmente esta etapa que les puede servir durante el resto de su vida, sobretodo en la etapa formativa. Con motivo de la celebración de este día, recuerdo un poema que describe fielmente a los niños.

¿Qué es un niño?

Los niños vienen en tamaños, pesos y colores surtidos, se les encuentra dondequiera, encima, debajo, fuera, trepando, corriendo, saltando.

Las mamás los adoran, las niñitas los odian, las hermanas y los hermanos mayores los toleran, los adultos los desconocen y el cielo los protege.

Un niño es la verdad con la cara sucia, la sabiduría con el pelo desgreñado, la esperanza con una rana en el bolsillo.

Un niño tiene el apetito de un caballo, la digestión de un traga espadas, la energía de una bomba atómica, la curiosidad de un gato, los pulmones de un dictador, la imaginación de Julio Verne, la timidez de una avioneta, la audacia de una trampa de acero y el entusiasmo de una chinampina.

Le encantan los dulces, las navajas, las sierras, la navidad, los libros con láminas, el campo, el agua (en su estado natural), los animales grandes, papá, los trenes, los domingos, los carros de bomberos.

Le desagradan las visitas, la doctrina, la escuela, los libros sin láminas, las lecciones de música, las corbatas, los peluqueros, las niñas, los adultos y la hora de acostarse.

Nadie más se levanta tan temprano y se sienta a comer tan tarde, nadie más puede embutirse en el bolsillo un cortaplumas oxidado, una fruta mordida, medio metro de cordel, dos caramelos, seis centavos, una onda, un trozo de sustancia desconocida y un auténtico anillo supersónico con un compartimento secreto.

Un niño es una criatura mágica, usted puede cerrarle la puerta del cuarto donde guarda sus herramientas pero No la puerta de su corazón, puede echarlo de su estudio, pero no echarlo de su mente.

Todo poderío suyo se rinde ante él, él es su amo, su jefe, su carcelero, un manojito de ruido con la cara sucia, pero cuando usted llega a su casa por la noche con sus esperanzas y su ambición hechas pedazos, él puede remediarlo todo con dos mágicas palabras: Hola Papito.

jueves 23 de mayo de 2019

Entre las cuerdas

viernes 17 de mayo de 2019

Entre las cuerdas

viernes 10 de mayo de 2019

Entre las cuerdas

jueves 02 de mayo de 2019

Entre las cuerdas

jueves 25 de abril de 2019

Entre las cuerdas

jueves 18 de abril de 2019

Entre las cuerdas

jueves 28 de marzo de 2019

Entre las cuerdas

jueves 14 de marzo de 2019

Entre las cuerdas

jueves 07 de marzo de 2019

Entre las cuerdas

jueves 14 de febrero de 2019

Entre las cuerdas

Cargar Más