/ jueves 22 de noviembre de 2018

El costo de la corrupción y su impacto en el desarrollo

La corrupción, como un cáncer social que corroe todas las estructuras del sistema político nacional, es a su vez el principal flagelo que obstruye el desarrollo, la justicia, la democracia y el combate a la pobreza en México y Zacatecas.Su costo es elevadísimo para la sociedad.

Y es precisamente el combate a la corrupción uno de los principales desafíos que los gobiernos de todos los niveles tienen sobre sus espaldas, si es que se quieren cambios radicales en nuestra sociedad maltratada, adolorida y ensangrentada por tanta violencia criminal.

Cobra relevancia el tema, porque Andrés Manuel López Obrador, ha reiteradoque en su gobierno, el que iniciará el primero de diciembre, la lucha contra la corrupción y la impunidad va en serio y será una prioridad. En todas las entidades federativas, incluyendo Zacatecas, la demanda de la sociedad es la misma.

Si se cumple tan sólo con dicha promesa, la sociedad mexicana se lo agradecerá y se habrán sentado las bases de una extraordinaria revolución ética y moral de grandes consecuencias para la nación. Esa pudiera tipificarse, sí se logra, la cuarta transformación de la República.

La herencia de corrupción hasta ahora dejada por los que son deshonestos gobernantes es devastadora. Qué nos ha dejado, sino pobreza, desigualdad, inseguridad, violencia criminal, desconfianza ciudadana y un tejido social descompuesto.

El fenómeno de la corrupción ha llegado al punto de poner en riesgo la sobrevivencia misma del Estado mexicano, ante la crisis de legitimidad que persigue a los políticos. ¿Pero cuál es el costo de la corrupción para los mexicanos?

El costo económico de la corrupción:

Por el caño de la corrupción se van anualmente dos billones de pesos, que representan entre el 9 ó 10 por ciento del Producto interno Bruto Nacional, lo revela un estudio actualizado del Banco Mundial (BM), dinero que sería suficiente para resolver en poco tiempo el problema estructural de la desigualdad, la pobreza, la marginación, la falta de oportunidades de educación para millones de jóvenes o la creación de empleos dignos, que tanto se necesitan.

La organización Transparencia Internacional sostiene que nuestro país se encuentra en la percepción más alta de nación corrupta y ocupa en el ranking mundial el lugar 135 en una lista de 180 países. En los últimos años México ha descendido 25 posiciones y eso indica que en la lucha contra la corrupción se ha perdido la batalla.

Entre los integrantes de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, ocupa México el primer lugar como el país más corrupto. Somos campeones en esto, desgraciadamente.

El combate a la corrupción en Zacatecas

En Zacatecas, es la corrupción uno de los dos problemas que más preocupa a los ciudadanos. El otro es la inseguridad y la violencia criminal, lo afirman los datos aportados por la más reciente Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental, levantada por el INEGI.

La lucha contra de la corrupción se debe traducir en la reducción de los indicadores de desigualdad. Pero en Zacatecas la pobreza afecta al 49 por ciento de su población y la impunidad es del 92.5 por ciento.

El sistema estatal anti/corrupción y su Ley, son un membrete, el primero, y, la segunda letra muerta, que poco o nada han podido contribuir para combatir este problema.

La Ley respectiva ni siquiera contempla atacar la impunidad, que es la matriz de la primera. Una desproporción.

Si el futuro presidente de la nación cumple con esta promesa, de reducir la corrupción política, mucho habrá ganado la sociedad y la nación toda.


La corrupción, como un cáncer social que corroe todas las estructuras del sistema político nacional, es a su vez el principal flagelo que obstruye el desarrollo, la justicia, la democracia y el combate a la pobreza en México y Zacatecas.Su costo es elevadísimo para la sociedad.

Y es precisamente el combate a la corrupción uno de los principales desafíos que los gobiernos de todos los niveles tienen sobre sus espaldas, si es que se quieren cambios radicales en nuestra sociedad maltratada, adolorida y ensangrentada por tanta violencia criminal.

Cobra relevancia el tema, porque Andrés Manuel López Obrador, ha reiteradoque en su gobierno, el que iniciará el primero de diciembre, la lucha contra la corrupción y la impunidad va en serio y será una prioridad. En todas las entidades federativas, incluyendo Zacatecas, la demanda de la sociedad es la misma.

Si se cumple tan sólo con dicha promesa, la sociedad mexicana se lo agradecerá y se habrán sentado las bases de una extraordinaria revolución ética y moral de grandes consecuencias para la nación. Esa pudiera tipificarse, sí se logra, la cuarta transformación de la República.

La herencia de corrupción hasta ahora dejada por los que son deshonestos gobernantes es devastadora. Qué nos ha dejado, sino pobreza, desigualdad, inseguridad, violencia criminal, desconfianza ciudadana y un tejido social descompuesto.

El fenómeno de la corrupción ha llegado al punto de poner en riesgo la sobrevivencia misma del Estado mexicano, ante la crisis de legitimidad que persigue a los políticos. ¿Pero cuál es el costo de la corrupción para los mexicanos?

El costo económico de la corrupción:

Por el caño de la corrupción se van anualmente dos billones de pesos, que representan entre el 9 ó 10 por ciento del Producto interno Bruto Nacional, lo revela un estudio actualizado del Banco Mundial (BM), dinero que sería suficiente para resolver en poco tiempo el problema estructural de la desigualdad, la pobreza, la marginación, la falta de oportunidades de educación para millones de jóvenes o la creación de empleos dignos, que tanto se necesitan.

La organización Transparencia Internacional sostiene que nuestro país se encuentra en la percepción más alta de nación corrupta y ocupa en el ranking mundial el lugar 135 en una lista de 180 países. En los últimos años México ha descendido 25 posiciones y eso indica que en la lucha contra la corrupción se ha perdido la batalla.

Entre los integrantes de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, ocupa México el primer lugar como el país más corrupto. Somos campeones en esto, desgraciadamente.

El combate a la corrupción en Zacatecas

En Zacatecas, es la corrupción uno de los dos problemas que más preocupa a los ciudadanos. El otro es la inseguridad y la violencia criminal, lo afirman los datos aportados por la más reciente Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental, levantada por el INEGI.

La lucha contra de la corrupción se debe traducir en la reducción de los indicadores de desigualdad. Pero en Zacatecas la pobreza afecta al 49 por ciento de su población y la impunidad es del 92.5 por ciento.

El sistema estatal anti/corrupción y su Ley, son un membrete, el primero, y, la segunda letra muerta, que poco o nada han podido contribuir para combatir este problema.

La Ley respectiva ni siquiera contempla atacar la impunidad, que es la matriz de la primera. Una desproporción.

Si el futuro presidente de la nación cumple con esta promesa, de reducir la corrupción política, mucho habrá ganado la sociedad y la nación toda.