Jorge Alberto Enríquez Luna

  / jueves 15 de agosto de 2019

Vivencias de un agrónomo

Muy buenos días, o mediodía o noches. Saludo con aprecio a mis 10 o 15 lectores que leen (no se dice len) mis columnas en El Sol de Zacatecas, ¡muchas gracias!

Pues verán, ya llegamos al 15 de agosto, y sigue sin llover en la mayor superficie del altiplano de Zacatecas (entre 1800 a 2200 msnm).

Tengo información que en la región del cañón de Juchipila ha estado lloviendo más o menos con regularidad, y me decía un buen amigo que allá todo se ve verde.

Pero en la parte alta del estado, donde se encuentra la mayor superficie agrícola especialmente temporalera (maíz, frijol, cebada, girasol, avena), no ha llovido, y ya importantes superficies se quedaron sin sembrar a estas fechas (ya no quedaría tiempo para que las plantas antes mencionadas pudieran cumplir su ciclo vegetativo y productivo).

En algunas “franjas” de terreno donde cayó una buena lluvia (alguna nube aventurera que pasó), y se mojó el suelo, los agricultores se animaron y sembraron. Con esa humedad germinó la semilla de maíz y frijol, y nació a la superficie …., pero después ya no llegó más agua, y las plantas se fueron deshidratando y secando. Dice el campesino, “sea por Dios”, perdí el trabajo y la semilla, a ver que pasa más “delante”.

Pero, ¿qué va a pasar? la familia campesina que aún vive en comunidades rurales (ya son pocas), va a necesitar frijol y maíz, que son los alimentos básicos. ¿Entonces, que se va a hacer? Es tiempo de ir pensando.

Por otra parte, la ganadería tipo extensiva (la que se sostiene en agostaderos y potreros), también va a resentir el efecto de la sequía.

El pastizal (muy deteriorado), plantas arbustivas forrajeras e incluso nopal, se están deteriorando. Los bordos para “aguaje” del ganado, se están secando. Mi apreciación es que el efecto más severo en la ganadería, si es que no llueve (espero que sí), en los meses restantes del año 2019, se verá a finales del año, y principios del 2020, con el agravante del frio.

Las personas que tengan buena memoria, recordarán que este año 2019, tiene un parecido al 2011, en que también hubo sequía, y aún recordamos sus consecuencias, especialmente en la ganadería.

Por último, verán mis apreciables lectores, que se cumple lo que dijo el poeta Jerezano: Zacatecas un Cielo Cruel y una Tierra Colorada.

Y hasta pronto.

Muy buenos días, o mediodía o noches. Saludo con aprecio a mis 10 o 15 lectores que leen (no se dice len) mis columnas en El Sol de Zacatecas, ¡muchas gracias!

Pues verán, ya llegamos al 15 de agosto, y sigue sin llover en la mayor superficie del altiplano de Zacatecas (entre 1800 a 2200 msnm).

Tengo información que en la región del cañón de Juchipila ha estado lloviendo más o menos con regularidad, y me decía un buen amigo que allá todo se ve verde.

Pero en la parte alta del estado, donde se encuentra la mayor superficie agrícola especialmente temporalera (maíz, frijol, cebada, girasol, avena), no ha llovido, y ya importantes superficies se quedaron sin sembrar a estas fechas (ya no quedaría tiempo para que las plantas antes mencionadas pudieran cumplir su ciclo vegetativo y productivo).

En algunas “franjas” de terreno donde cayó una buena lluvia (alguna nube aventurera que pasó), y se mojó el suelo, los agricultores se animaron y sembraron. Con esa humedad germinó la semilla de maíz y frijol, y nació a la superficie …., pero después ya no llegó más agua, y las plantas se fueron deshidratando y secando. Dice el campesino, “sea por Dios”, perdí el trabajo y la semilla, a ver que pasa más “delante”.

Pero, ¿qué va a pasar? la familia campesina que aún vive en comunidades rurales (ya son pocas), va a necesitar frijol y maíz, que son los alimentos básicos. ¿Entonces, que se va a hacer? Es tiempo de ir pensando.

Por otra parte, la ganadería tipo extensiva (la que se sostiene en agostaderos y potreros), también va a resentir el efecto de la sequía.

El pastizal (muy deteriorado), plantas arbustivas forrajeras e incluso nopal, se están deteriorando. Los bordos para “aguaje” del ganado, se están secando. Mi apreciación es que el efecto más severo en la ganadería, si es que no llueve (espero que sí), en los meses restantes del año 2019, se verá a finales del año, y principios del 2020, con el agravante del frio.

Las personas que tengan buena memoria, recordarán que este año 2019, tiene un parecido al 2011, en que también hubo sequía, y aún recordamos sus consecuencias, especialmente en la ganadería.

Por último, verán mis apreciables lectores, que se cumple lo que dijo el poeta Jerezano: Zacatecas un Cielo Cruel y una Tierra Colorada.

Y hasta pronto.

jueves 12 de diciembre de 2019

Vivencias de un agrónomo

jueves 28 de noviembre de 2019

Vivencias de un agrónomo

lunes 25 de noviembre de 2019

Vivencias de un agrónomo

jueves 07 de noviembre de 2019

Vivencias de un agrónomo

jueves 24 de octubre de 2019

Vivencias de un agrónomo

jueves 03 de octubre de 2019

Vivencias de un agrónomo

jueves 19 de septiembre de 2019

Vivencias de un agrónomo

jueves 15 de agosto de 2019

Vivencias de un agrónomo

jueves 01 de agosto de 2019

Vivencias de un agrónomo

jueves 18 de julio de 2019

Vivencias de un agrónomo

Cargar Más