/ viernes 8 de noviembre de 2019

Azúcar

Alimento controvertido, aún cuando niños y adultos requerimos de una dosis diaria, tiene beneficios para el organismo en una dieta equilibrada. Consumirlo con exceso contribuye a desarrollar algunas enfermedades y al sobrepeso. Si tiene un proceso de refinación se transforma en un alimento que puede provocar daños a la salud.

Proviene de caña de azúcar o remolacha, anteriormente conservaba sus propiedades naturales, en la actualidad es sometida a procesos que eliminan minerales y nutrientes al obtener la sacarosa que propicia: caries, pérdida de calcio, obesidad y/o diabetes; es mejor ser sustituido por miel que contiene hierro, calcio y vitaminas.

En muchos alimentos está contenido el azúcar y debemos estar informados para regular su consumo, encontrándose en frutas, refrescos, golosinas que pueden ser nocivos y que adicionalmente es utilizada en la industria alimentaria como endulzante y/o preservador.

Combinar fructuosa con glucosa puede generar daños al organismo: hígado graso, diabetes, hipertensión arterial y elevación de peso, su dependencia es física y/o emocional, debido a que el cerebro crea adicción al tener la sensación de aliviar la ansiedad.

El efecto psicológico del azúcar es hacernos sentir placer y entonces deseamos seguir ingiriéndolo, algunos estudiosos del tema la comparan con la cocaína, llegando a concluir que es más adictiva.

Cuando deseamos reducir nuestro peso corporal, la necesidad psicológica de ingerir azúcar se minimiza. En nuestro consumo diario encontramos nutrientes que nos aportan las calorías para generar energía, estando presente en cereales y alimentos procesados como: mayonesa, galletas saladas, carnes, cátsup, jugos, golosinas y chocolate. Se puede argumentar poder vivir sin azucares, aunque investigadores expertos consideran que nuestro cuerpo la necesita en pequeñas dosis.

A las personas acostumbradas a sabores dulces les produce adicción, porque activa algunos receptores nerviosos y el cerebro reduce ansiedad, propiciando sentir bienestar y así desear volver a consumirla, el cuerpo la convierte en grasa y la almacena. Se sugiere ingerir esporádicamente golosinas limitando un consumo elevado de azucares que propician enfermedades cardiovasculares, diabetes y mayor peso corporal, evitar frutas con alto contenido de azúcar, fructuosa y glucosa, aún cuando sean antioxidantes y aporten fibra, es mejor comer fruta cítrica completa que en jugo natural o envasado.

Los hábitos y costumbres en nuestra alimentación son difíciles de erradicar, al no tener conciencia e información adecuada.

El principal peligro de los excesos, es la contenida en bebidas deportivas, queso crema, leche para bebés, cerveza y vino, con riesgos de enfermedades mortales como las cardiacas, renales o alteraciones metabólicas desarrolladas por incrementar los niveles de azúcar propiciando hipertensión, triglicéridos y colesterol elevados.

Es un nutrimento bueno consumido moderadamente, sería importante observar los valores nutricionales en las etiquetas de lo que adquirimos, ya que el azúcar está contenida en fructuosa, dextrosa, glucosa, miel de maíz, lactosa, maltosa, miel de malta, melaza, jugo o miel de caña, jarabe de alta fructuosa utilizado por ser más dulce y barato como endulzante y preservador de alimentos, antes de ingerirla.

La glucosa es muy importante para el cerebro, que provenga de alimentos o la producida por el cuerpo; cuando se mantiene en un nivel adecuado en la sangre favorece el funcionamiento cognitivo, mejorando la atención y memoria ayudando a potenciar el rendimiento mental.

Alimento controvertido, aún cuando niños y adultos requerimos de una dosis diaria, tiene beneficios para el organismo en una dieta equilibrada. Consumirlo con exceso contribuye a desarrollar algunas enfermedades y al sobrepeso. Si tiene un proceso de refinación se transforma en un alimento que puede provocar daños a la salud.

Proviene de caña de azúcar o remolacha, anteriormente conservaba sus propiedades naturales, en la actualidad es sometida a procesos que eliminan minerales y nutrientes al obtener la sacarosa que propicia: caries, pérdida de calcio, obesidad y/o diabetes; es mejor ser sustituido por miel que contiene hierro, calcio y vitaminas.

En muchos alimentos está contenido el azúcar y debemos estar informados para regular su consumo, encontrándose en frutas, refrescos, golosinas que pueden ser nocivos y que adicionalmente es utilizada en la industria alimentaria como endulzante y/o preservador.

Combinar fructuosa con glucosa puede generar daños al organismo: hígado graso, diabetes, hipertensión arterial y elevación de peso, su dependencia es física y/o emocional, debido a que el cerebro crea adicción al tener la sensación de aliviar la ansiedad.

El efecto psicológico del azúcar es hacernos sentir placer y entonces deseamos seguir ingiriéndolo, algunos estudiosos del tema la comparan con la cocaína, llegando a concluir que es más adictiva.

Cuando deseamos reducir nuestro peso corporal, la necesidad psicológica de ingerir azúcar se minimiza. En nuestro consumo diario encontramos nutrientes que nos aportan las calorías para generar energía, estando presente en cereales y alimentos procesados como: mayonesa, galletas saladas, carnes, cátsup, jugos, golosinas y chocolate. Se puede argumentar poder vivir sin azucares, aunque investigadores expertos consideran que nuestro cuerpo la necesita en pequeñas dosis.

A las personas acostumbradas a sabores dulces les produce adicción, porque activa algunos receptores nerviosos y el cerebro reduce ansiedad, propiciando sentir bienestar y así desear volver a consumirla, el cuerpo la convierte en grasa y la almacena. Se sugiere ingerir esporádicamente golosinas limitando un consumo elevado de azucares que propician enfermedades cardiovasculares, diabetes y mayor peso corporal, evitar frutas con alto contenido de azúcar, fructuosa y glucosa, aún cuando sean antioxidantes y aporten fibra, es mejor comer fruta cítrica completa que en jugo natural o envasado.

Los hábitos y costumbres en nuestra alimentación son difíciles de erradicar, al no tener conciencia e información adecuada.

El principal peligro de los excesos, es la contenida en bebidas deportivas, queso crema, leche para bebés, cerveza y vino, con riesgos de enfermedades mortales como las cardiacas, renales o alteraciones metabólicas desarrolladas por incrementar los niveles de azúcar propiciando hipertensión, triglicéridos y colesterol elevados.

Es un nutrimento bueno consumido moderadamente, sería importante observar los valores nutricionales en las etiquetas de lo que adquirimos, ya que el azúcar está contenida en fructuosa, dextrosa, glucosa, miel de maíz, lactosa, maltosa, miel de malta, melaza, jugo o miel de caña, jarabe de alta fructuosa utilizado por ser más dulce y barato como endulzante y preservador de alimentos, antes de ingerirla.

La glucosa es muy importante para el cerebro, que provenga de alimentos o la producida por el cuerpo; cuando se mantiene en un nivel adecuado en la sangre favorece el funcionamiento cognitivo, mejorando la atención y memoria ayudando a potenciar el rendimiento mental.

viernes 15 de noviembre de 2019

Neurosis

viernes 08 de noviembre de 2019

Azúcar

viernes 01 de noviembre de 2019

Vacunación en adultos mayores

viernes 25 de octubre de 2019

El testamento

viernes 18 de octubre de 2019

Lo tengo en mente

viernes 06 de septiembre de 2019

El porqué

viernes 30 de agosto de 2019

Violencia intrafamiliar

lunes 19 de agosto de 2019

Botones emocionales

miércoles 07 de agosto de 2019

Correctas decisiones

Cargar Más