/ viernes 14 de junio de 2019

La mirada

Es un lenguaje no verbal transmitido por los ojos, que envían señales por medio del contacto visual principalmente con personas, aunque también puede ser con algunos animales, con los que se manifiestan diversas emociones.

La mirada como reflejo de nuestro interior y personalidad muestra sentimientos, es una forma de comunicación que al descifrarla ayudaría a saber cómo conducirnos ante diferentes situaciones que se nos presenten. Puede ser muy útil interpretar los mensajes recibidos, porque pueden ponernos en estado de alerta para evaluar si lo que nos dicen o decimos resulta ser agradable, aburrido, amenazante o inspiran confianza. En la combinación del movimiento de los ojos y algunos gestos de la cara o cuerpo se complementa la información que se recibe.

Para los psicólogos es muy importante la observación a lo que escuchan, porque advierten sus necesidades pudiendo brindarles un mayor apoyo en la terapia clínica. Asimismo, a todas las personas en general, saber lo que manifiestan las miradas como una forma expresiva del lenguaje corporal les ayuda a obtener una imagen más cercana a la realidad.

Hay diferentes tipos de miradas con características diversas que indican los verdaderos motivos de esa comunicación. En un intercambio de ideas se muestran los deseos, objetivos e intencionalidad.

Aprender el significado del movimiento de los ojos y fijarse como actúan las personas, es interesante y valioso para encontrar su interpretación.

Verse directamente a los ojos puede ser por atención, interés, atracción, poder, fuerza, hostilidad, enamoramiento. Mirar menos a la persona denota desinterés o que se está mintiendo, cuando ve de frente es para convencer, con elevación de cejas implica sorpresa o gusto.

Si la mirada es baja implica sumisión, timidez. Hacia arriba es utilizada para recordar. A los lados inseguridad o aburrimiento, frotarse los ojos duda.

Cuando las pupilas se dilatan de manera involuntaria indican un mayor interés, al sentir gusto, atracción o debido a la oscuridad por poca visibilidad. Asimismo el lenguaje de los ojos puede ser inconsciente o premeditado. Entrecerrar los ojos significaría ira o incomodidad y puede ser utilizado al mentir para que no se note el engaño. Al cerrar un solo ojo es señal de complicidad o coqueteo.

En este lenguaje silencioso, las palabras están condicionadas a circunstancias o por la conveniencia de los interlocutores, haciéndose importante aprender a leer la mirada porque puede cubrir falsedades en una negociación bilateral o múltiple. También lo podría hacer un orador para obtener un convencimiento general con sus ideas, controlando su forma de mirar.

Saber algunas formas de expresión, haciendo un esfuerzo por intentar conocer la dirección de las miradas, dilatación de pupilas como otras señales que al ser predecibles, ayudarían a interpretar emociones, intenciones, actitudes y con el movimiento de los ojos entenderemos mejor el mensaje sin el uso de palabras.

Se tendría la oportunidad de diseñar las estrategias, analizando si hay o no contacto visual y determinar si conservar esa relación con modificaciones que mejoren la convivencia o suprimirla tomando distancia. Es una habilidad social que puede desarrollarse.

Es un lenguaje no verbal transmitido por los ojos, que envían señales por medio del contacto visual principalmente con personas, aunque también puede ser con algunos animales, con los que se manifiestan diversas emociones.

La mirada como reflejo de nuestro interior y personalidad muestra sentimientos, es una forma de comunicación que al descifrarla ayudaría a saber cómo conducirnos ante diferentes situaciones que se nos presenten. Puede ser muy útil interpretar los mensajes recibidos, porque pueden ponernos en estado de alerta para evaluar si lo que nos dicen o decimos resulta ser agradable, aburrido, amenazante o inspiran confianza. En la combinación del movimiento de los ojos y algunos gestos de la cara o cuerpo se complementa la información que se recibe.

Para los psicólogos es muy importante la observación a lo que escuchan, porque advierten sus necesidades pudiendo brindarles un mayor apoyo en la terapia clínica. Asimismo, a todas las personas en general, saber lo que manifiestan las miradas como una forma expresiva del lenguaje corporal les ayuda a obtener una imagen más cercana a la realidad.

Hay diferentes tipos de miradas con características diversas que indican los verdaderos motivos de esa comunicación. En un intercambio de ideas se muestran los deseos, objetivos e intencionalidad.

Aprender el significado del movimiento de los ojos y fijarse como actúan las personas, es interesante y valioso para encontrar su interpretación.

Verse directamente a los ojos puede ser por atención, interés, atracción, poder, fuerza, hostilidad, enamoramiento. Mirar menos a la persona denota desinterés o que se está mintiendo, cuando ve de frente es para convencer, con elevación de cejas implica sorpresa o gusto.

Si la mirada es baja implica sumisión, timidez. Hacia arriba es utilizada para recordar. A los lados inseguridad o aburrimiento, frotarse los ojos duda.

Cuando las pupilas se dilatan de manera involuntaria indican un mayor interés, al sentir gusto, atracción o debido a la oscuridad por poca visibilidad. Asimismo el lenguaje de los ojos puede ser inconsciente o premeditado. Entrecerrar los ojos significaría ira o incomodidad y puede ser utilizado al mentir para que no se note el engaño. Al cerrar un solo ojo es señal de complicidad o coqueteo.

En este lenguaje silencioso, las palabras están condicionadas a circunstancias o por la conveniencia de los interlocutores, haciéndose importante aprender a leer la mirada porque puede cubrir falsedades en una negociación bilateral o múltiple. También lo podría hacer un orador para obtener un convencimiento general con sus ideas, controlando su forma de mirar.

Saber algunas formas de expresión, haciendo un esfuerzo por intentar conocer la dirección de las miradas, dilatación de pupilas como otras señales que al ser predecibles, ayudarían a interpretar emociones, intenciones, actitudes y con el movimiento de los ojos entenderemos mejor el mensaje sin el uso de palabras.

Se tendría la oportunidad de diseñar las estrategias, analizando si hay o no contacto visual y determinar si conservar esa relación con modificaciones que mejoren la convivencia o suprimirla tomando distancia. Es una habilidad social que puede desarrollarse.

viernes 14 de junio de 2019

La mirada

viernes 07 de junio de 2019

Duelo en el noviazgo

viernes 31 de mayo de 2019

La edad

viernes 24 de mayo de 2019

Influencias

viernes 10 de mayo de 2019

Adaptarse al cambio

domingo 28 de abril de 2019

Prevención, el mejor tratamiento

domingo 14 de abril de 2019

Personalidad

viernes 22 de marzo de 2019

Berrinches en niños y adultos

viernes 15 de marzo de 2019

Límites al niño y al adolescente

miércoles 06 de febrero de 2019

Fashionistas

Cargar Más